UNA FORMA PLACENTERA DE CUIDAR EL CORAZON

enero 21, 2009

Consejos para proteger el corazón: higiene dental, adoptar la dieta mediterránea y hacer ejercicio.

NUEVA YORK – Muchas medidas para proteger al corazón pueden resultar familiares -no fumar, controlar el colesterol y la presión arterial, hacer ejercicio en forma regular o mantenerse en un peso saludable-, pero existen otras que podrían sorprenderlo.

No es que los viejos consejos sean malos, sino que estaban basados en la mejor evidencia disponible, y todavía pueden ser de mucha ayuda. Pero a medida que se develan las razones bioquímicas de la mayoría de los ataques cardíacos, los consejos para evitarlos también están cambiando.

Y, es bueno saberlo, los nuevos consejos sobre dieta y ejercicio son menos rígidos. La comida es sabrosa, fácil de preparar y relativamente barata, y no hay que transpirar una hora al día para obtener beneficios del ejercicio.

Los factores de riesgo para la enfermedad cardíaca siguen intactos: colesterol elevado, hipertensión, fumar, diabetes, obesidad abdominal y sedentarismo. Pero detrás de ellos hay factores relativamente nuevos que quizá sean incluso más importantes como causas de ataques cardíacos, como por ejemplo la proteína C reactiva.

Este marcador de inflamación, junto con los factores de coagulación, cada día tiene más reconocimiento como causa del taponamiento de las arterias que llevan sangre al corazón. Una persona con colesterol normal, pero con proteína C reactiva elevada, presenta riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

Dieta mediterránea

Los nuevos consejos dietarios están basados en una viejo hallazgo que precede al mantra de comer alimentos con bajo contenido de grasa. En el Estudio de Siete Países, publicado en 1970, sus autores hallaron que la enfermedad coronaria era más rara en Asia y en el Mediterráneo, donde los vegetales, los granos, las frutas y el pescado constituían la base de la dieta.

En contraposición, los países con las dietas con más carne roja y otros alimentos ricos en grasas saturadas presentaban tasas epidémicas de enfermedad coronaria. El hallazgo dio lugar a la ya conocida recomendación de reducir la ingesta de grasas, en especial las saturadas, y de reemplazarla por grasas no saturadas.

Lo que en ese momento no se tomó en cuenta es que la dieta mediterránea no tiene un bajo contenido de grasas, sino que sus principales fuentes de grasa -aceite de oliva, peces de aguas profundas, nueces, granos y ciertos vegetales- ayudan a prevenir la enfermedad coronaria al mejorar el colesterol y reducir la inflamación.

Recientes estudios han confirmado sus beneficios cardiovasculares, y han mostrado que esa dieta mejora seis marcadores distintos de inflamación y de coagulación, incluyendo la proteína C reactiva.

“La dieta mediterránea es fácil de adoptar: la comida es deliciosa y sus ingredientes se hallan en cualquier verdulería -dijo el doctor Michael Ozner, director del Instituto de Prevención Cardiovascular de Florida-. Uno debe preparar la mayor parte de las comidas, pero a medida que uno reduce la presencia de alimentos procesados, uno también reduce la inflamación.”

Entre los alimentos que reducen los marcadores de inflamación arterial están los pescados de aguas frías, como el salmón, el atún o la caballa, las semillas de lino, las nueces y el aceite de canola. Ozner recomienda cocinar con aceite de canola y dejar el aceite de oliva -más caro- para las ensaladas. Otros integrantes de la dieta mediterránea -los vegetales, las frutas y el vino tinto– poseen propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el colesterol malo.

Numerosos estudios recientes vinculan la enfermedad periodontal con un riesgo mayor de enfermedad coronaria, debido a que las enfermedades de las encías dan lugar a una inflamación crónica. Por eso, una buena higiene dental puede proteger el corazón tanto como los dientes.

Reducir el estrés crónico también es otro factor importante. El estudio Interheart, que observó el efecto del estrés sobre 27.000 personas, halló que éste duplicaba el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Practicar técnicas de relajación una o dos veces al día -como respirar profunda y rítmicamente con los ojos cerrados- pueden ser de gran utilidad. Ozner también recomienda la meditación, el yoga, rezar, la autohipnosis, reír, dormir la siesta, sacar a pasear al perro, tener un hobby y hacer ejercicio.

Hay estudios que muestran que bastan 15 minutos de ejercicio, cinco días a la semana, para reducir un 46% el riesgo cardíaco.

Autora: Jane E. Brody

Fuente: The New York Times

Marca y Comparte

Anuncios

MENOS CARNE = MAS SALUD

enero 16, 2009

ESTUDIO DE ESPECIALISTAS EN NUTRICION

Por: Graciela Gioberchio

Los argentinos comen muy mal: exceso de carne y poca verdura

Según la FAO y la UBA, se come un 75% más de carnes rojas de lo recomendado y un 46% menos de verduras.

La mala alimentación tiene como consecuencia directa los problemas cardiovasculares, principal causa de muerte en el país.

“Hay que cambiar la mesa de los argentinos“, piden los expertos. Se refieren a una dieta en crisis, en la que abundan la carne vacuna, los fideos, el pan y el aceite de girasol. Y a la que le faltan verduras, frutas y lácteos. Lo dicen porque los argentinos comen 75% más de carne vacuna de lo que deberían; 66% más de aceite de girasol y 59% más de harinas, pan y cereales de lo que indica una dieta saludable. En cambio, consumen 50% menos de frutas, 46% menos de verduras y 25% menos de leche.

Las cifras surgen de un informe elaborado por los nutricionistas Sergio Britos y Agustina Saraví, en el marco del Programa de Agronegocios y Alimentos de la Facultad de Agronomía de la UBA. Se basan en estadísticas para la Argentina de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y en estimaciones del Programa de la UBA.

Argentina es el país del mundo donde se come más carne vacuna y su consumo sigue subiendo. Hoy se demanda más carne que en los años 90. “En esa década el consumo era de unos 50 kilos por persona por año y hoy estamos en 70 kilos: un 40% más”, informa Britos.

“En tanto -apunta el especialista- el consumo de frutas y hortalizas viene bajando lenta pero sostenidamente en los últimos 30 años”.

Cómo se compone la dieta de los argentinos no es un tema menor. Sucede que una inadecuada alimentación no sólo conduce a la obesidad, al aumento del colesterol y de la diabetes, sino que incrementa notablemente las enfermedades cardiovasculares. “Esta es la principal causa de muerte y de discapacidad en el país”, advierte la cardióloga Liliana Grinfeld, presidenta de la Fundación Cardiológica Argentina.

El desequilibrio de los platos no es sólo una cuestión de los adultos. El mismo desbalance se observa en la dieta infantil: mucha carne, fundamentalmente vacuna, alimentos de alta concentración de grasas y azúcares; pocas verduras, frutas, granos, legumbres y leche.

Se come mucho de lo que hace mal y poco de lo que hace bien ¿Por qué? “No es sólo una cuestión de cómo está compuesta la dieta: se trata de hábitos y conductas que sólo podrán cambiarse con políticas públicas efectivas”, asegura Grinfeld.

Britos y Saraví reclaman la implementación de “buenas prácticas nutricionales“, por parte de las empresas y del Estado, para mejorar la producción de los alimentos y también la comunicación a los consumidores. El informe -presentado recientemente en el II Simposio de Agronegocios y Salud en la Bolsa de Cereales- destaca, sin embargo, que algunas empresas líderes han adoptado o están en camino a disminuir las grasas trans (están en productos que contienen aceites hidrogenados), el contenido de sodio y a fortificar los alimentos con distintos nutrientes. Y que desde el Estado se trabaja en el mejoramiento de la oferta de los comedores y kioscos escolares y en la claridad de la información nutricional de las etiquetas de los alimentos.

“Pero al analizar las políticas públicas en Argentina se observa que aún no se ha abordado integralmente la cuestión de la alimentación saludable. Poco o casi nada se ha avanzado desde el anuncio del plan del Ministerio de Salud que contempla la promoción de la educación alimentaria“, asegura Britos, quien además es director asociado del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI).

Y brinda un ejemplo: “Las acciones de la industria (disminución de grasas trans, agregado de fibras, etc.) surgen de su propia iniciativa más que como resultado de una política pública definida”.

En el Ministerio de Salud explican que el Plan Nacional Argentina Saludable -así se llama- fue presentado en octubre y abarca distintas acciones de promoción de una vida sana que, según explican, antes (en la gestión anterior) iban por caminos separados. Son tres pilares: practicar actividad física para combatir el sedentarismo, comer saludablemente para no enfermarse, y no fumar y evitar el humo del tabaco en el hogar, el trabajo y otros ambientes.

“En estos temas todo lo que se hace parece poco. Sucede que son resultados a largo plazo”, aclara Sebastián Laspiur, coordinador del Plan. “Buscamos que la gente camine, ande en bicicleta, baile, se mueva; que baje el consumo de sal y grasas, que coma más verduras y frutas; y que no fume ni deje fumar en su casa o en su trabajo”.

Anuncian otra encuesta de factores de riesgo

Una alimentación inadecuada es uno de los factores de riesgo que provoca enfermedades cardiovasculares. Para conocer a fondo esta incidencia, en abril de 2009 el Ministerio de Salud lanzará la Segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo. La primera fue en 2005 y arrojó que el 49% de los argentinos tiene sobrepeso u obesidad.

“Estas encuestas son un insumo vital para diseñar y evaluar políticas efectivas. Y con la posibilidad de comparar los resultados en un lapso de cuatro años se podrá identificar qué aspectos mejoraron y cuáles no”, dijo a Clarín Sebastián Laspiur, coordinador del Plan Nacional Argentina Saludable. Para sumar 30 minutos diarios de movimiento, comer más frutas y verduras y dejar el cigarrillo, en noviembre se hizo la campaña “100.000 corazones para un cambio saludable“. Y ya está en marcha la elección de las instituciones y empresas saludables. “Serán las que fomenten, por ejemplo, la buena alimentación de sus empleados o alumnos”, apuntó Laspiur. Más información en http://www.msal.gov.ar/argentina_saludable.

Consejos

Elegir pescados tipo atún al natural, rodajas finas de pechuga de pollo o de peceto y muchas ensaladas con muzzarella magra, mayonesa light y aceite de oliva.

De postre se puede optar por frutas frescas con salsa casera de frutos rojos sin azúcar, helados de agua o dietéticos.

Para resistir la tentación, hay que comer despacio y disfrutar la reunión social no gastronómica: conversar, escuchar música, bailar.

Tomar mucho líquido, como agua y bebidas light, y reservar una medida mínima de alcohol para el brindis.

Una foto difícil de cambiar

Adriana Santagati – asantagati@clarin.com

Estas estadísticas confirman lo que muchos sabemos (o al menos intuimos): que comemos mal. Muchas grasas, alimentos que aportan saciedad pero no nutrientes, pocas vitaminas y fibras, y ni mencionar las veces que cenamos o almorzamos corriendo o a cualquier hora. La imagen que nos devuelve esta foto preocupa y va a ser difícil de modificar, al menos en el corto plazo, por varias razones. La primera, económica. Para muchas familias, una dieta saludable no está entre sus opciones, por el alto costo de lácteos y pescado, por ejemplo, frente a las harinas. También hay hábitos arraigados (el consumo de carnes rojas) y cuestiones de desconocimiento (como creer que todo lo “light” no engorda nada). Y, no menos importante, el alienado ritmo de vida: a la noche, después de un día eterno, claro que resulta más fácil “tirar” un bife a la plancha y preparar un puré instantáneo que pensar en ponerse a cocinar un wok de verduras.

Fuente: Diario Clarin

Marca y Comparte


LA EPIDEMIA DEL NUEVO SIGLO

enero 4, 2009

“La epidemia del nuevo siglo”, así calificó la Organización Mundial de la Salud a la obesidad. Un mal que cada día afecta a millones de personas.

El comer a deshoras, la comida chatarra, la falta de agua, frutas o verduras o la falta de actividad física son algunas de las razones que causan la obesidad en las personas.

En Estados Unidos la obesidad cobra la vida de 300.000 personas cada año, debido a la diabetes e hipertensión asociadas a la misma.

En este informe de la televisión chilena, vemos un reportaje hecho al prestigioso médico gastroenterólogo el Dr. Mario Rosemberg que es miembro de la junta científica de la empresa Herbalife.

Marca y Comparte