MANTEN TU PIEL NATURAL

noviembre 13, 2009

Por años y años rara vez pensamos en las arrugas hasta que se reflejan en el espejo y es tarde para prevenirlas. La obsesión por corregirlas con productos de acción rápida de resultados visibles instantáneos, nos revela que la prevención no ha sido parte de nuestra cultura. Y sin embargo la prevención es la clave para minimizar los signos del envejecimiento del órgano más grande de nuestro cuerpo, la piel.

Aunque la forma en que cada uno envejece se debe en gran parte a factores genéticos, el aceleramiento de este proceso también es causado primordialmente, por algunos malos hábitos como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y una mala nutrición. Además nos afectan el estrés, la contaminación ambiental, la exposición excesiva al sol sin ninguna protección y la falta del hidratante más importante, por lo menos dos litros de agua pura diariamente.

Los productos para el cuidado de la piel realmente pueden ayudar, pero debemos elegir lo adecuado para cada quien con mucho cuidado. Principalmente tenemos que considerar el grado del Filtro de Protección Solar que ofrece el producto (en inglés SPF de 15 o más), los ingredientes que contiene y el tipo de piel que tenemos (seca, grasa o mixta). Tu piel natural con ayuda de la naturaleza.

Los expertos en el cuidado de la piel nos informan de los beneficios de los antioxidantes, los radicales libres, los alfahidroxiácidos, el retinol, el colágeno y los filtros ultravioleta entre muchas otras cosas, descubiertas o elaboradas en el laboratorio para la fabricación de cosméticos. No hay razón para posponer la batalla contra las arrugas, las manchas y otros problemas de la piel.

Con un producto correctivo o reparador, vemos rápidamente un notable y dramático mejoramiento de la piel, pero con un producto protector, los resultados no son inmediatos ni necesariamente obvios instantáneamente “pero” si lo usas hoy, dentro de algunos años lucirás más joven, habrás prevenido los signos del envejecimiento“.

La mayoría de las cremas y lociones ayudan a mejorar la piel reseca porque contienen ricos humectantes, pero si tu piel es más bien grasosa, busca una fórmula sin aceites. Y si tu piel es excesivamente seca, lo mejor es optar por la crema en lugar de una loción.

Siguiendo la idea de proteger y prevenir en vez de corregir, nunca se es demasiado joven para comenzar a cuidar nuestra más preciada vestimenta, la que traemos de nacimiento y no podemos cambiar como cambiamos nuestro guardarropa.

Mirarse en el espejo es casi un reflejo condicionado por la satisfacción de encontrarse con la belleza. Pero solo hasta que el espejo nos devuelve nuestro retrato, reflejando todos los descuidos por la falta del compromiso para conservarnos, nos volvemos precavidos con el sol o evitamos las exageradas carcajadas y las cambiamos por discretas sonrisas.

Procuramos no hacer gestos y expresiones que dejen su huella en nuestra cara, y nos volcamos a comprar cualquier cosa que prometa borrar el tiempo y nuestro descuido. Nos untamos lo que sea, e incluso arriesgamos nuestra vida y nos endeudamos con la cuenta de una cirugía plástica.

La naturaleza es la fuente de la belleza” dice el botánico francés Yves Rocher, quien desde que creó su primer laboratorio de elaboración de cosméticos, hace cuarenta años, nunca ha perdido de vista que el cuidado de la belleza es más efectivo cuando se trabaja naturalmente en armonía con la piel.

Si Ponce de León realmente hubiera descubierto la “fuente de la eterna juventud” no tendríamos que preocuparnos. Mucho menos de saber que las mujeres envejecemos más rápidamente que los hombres, o cuando menos se nos nota más la edad que a ellos, debido a los diferentes cambios hormonales que experimentamos desde que somos adolescentes, pasando por el embarazo hasta llegar a la menopausia.

Una vez que la menopausia arriba, muchas mujeres padecen de cambios como la disminución en la producción de aceites naturales de la piel, pérdida de la elasticidad, y una reducción significativa en el proceso de rejuvenecimiento por falta de regeneración de las células de la epidermis. Dependiendo de la edad, los factores de la herencia y el estilo de vida, el proceso de envejecimiento será más rápido o más lento.

Envejeceremos de cualquier manera, pero viviendo y manteniendo un estilo de vida saludable a través de los años, incrementamos nuestras oportunidades de un equilibrio más completo, especialmente cuando se trata de nuestro órgano más visible, nuestra piel.

Si sabemos elegir el producto apropiado en cada caso, cualquiera de nosotros puede tener una buena complexión y una apariencia hermosa a cualquier edad. La clave es proteger y prevenir para no tener que lamentar, pero sobre todo es indispensable ser disciplinado y constante.

Fuente:  La Opinión

…………………………………………………………………………………………………

Te invitamos a conocer la línea de productos naturales para el cuidado de la piel de la marca Herbalife:

Para el cuidado diario
Soluciones específicas
Revitalizadores de la piel
Línea Premium Anti-Age

Marca y Comparte

Anuncios

LA IMPORTANCIA DEL AGUA

agosto 18, 2009

Se dice todo el tiempo que hay que beber dos litros de agua todos los días pero, ¿esta bien que todos tomen esta cantidad?

La regla de beber dos litros diarios es simplemente una guía general que proviene de una vieja investigación que establecía que era necesario ingerir 1 ml. de agua por cada caloría que se consume.

Si seguimos una dieta de 2 mil calorías entonces deberíamos beber 1.8 litros al día. Sin embargo, para calcular las necesidades de líquido de manera más precisa hay que tomar en cuenta tus medidas, el nivel de actividad y la temperatura del aire (si, la temperatura también).

Por ejemplo, es lógico que vas a necesitar más hidratación cuando la temperatura sea muy alta o muy baja y cuando se realicen ejercicios fuertes. Posiblemente los hombres también necesiten más agua que las mujeres porque usualmente tienen una mayor masa muscular.

Aproximadamente de 55 a 75% de nuestro peso corporal está formado por agua. Si perdemos sólo de 1 a 2% del agua de nuestro organismo el rendimiento atlético puede verse afectado. Si perdemos más del 10% del volumen de agua corporal podría sobrevenir una termoplejía o un golpe de calor. Es fácil darnos cuenta de lo esencial que es mantener un equilibrio en los fluidos, particularmente los atletas.

No es sólo para ir al baño

El agua es uno de los componentes más importantes del cuerpo humano: regula la temperatura del organismo, protege los órganos vitales proporcionándoles sostén y ayuda al sistema digestivo.

El 75% de los tejidos musculares y el 25% de los tejidos grasos están formados por agua. Aparte también transporta nutrientes y elimina desechos. No podríamos sobrevivir más de una semana sin agua. Justamente por estos motivos, todos los días debemos consumir la cantidad que perdemos en nuestras actividades básicas.

Una hora de ejercicios puede hacer que perdamos más de un litro de agua en forma de sudor, dependiendo de la intensidad y de la temperatura del aire. Por eso, si no estamos bien hidratados, el cuerpo no se puede enfriar de forma adecuada y empezamos a sentir los efectos de la deshidratación. Esto puede ocurrir con mayor rapidez en los días húmedos porque la humedad del aire no permite que el sudor se evapore tan rápidamente.

¿Qué peligros existen si me deshidrato?

Cuando estamos deshidratados el cuerpo no puede enfriarse. Estos síntomas de la deshidratación son progresivos y empiezan con la sed, razón por la cual se dice que cuando empezamos a sentir sed, ya es demasiado tarde: ya estamos deshidratados. El próximo síntoma es la fatiga y posiblemente calambres, luego falta de coordinación, debilidad, delirio (agotamiento por calor o golpe de calor) y, finalmente, la muerte.

La mejor manera de evitar la deshidratación es seguir algunas reglas sencillas con respecto a la ingesta de líquidos. Un buen punto de partida es la regla de los dos litros al día.

Para asegurarnos que la ingesta de agua es adecuada, hay que vigilar el color de la orina. Cuando una persona está bien hidratada debe ser de color claro o transparente, a menos que estés tomando suplementos, los cuales oscurecen el color por unas horas después de haberlos ingerido.

¿Existen alternativas?

Debemos reconocer que beber agua todo el tiempo puede ser bastante aburrido (más allá de que algunos sean fanáticos). Pero tenés que acordarte que no todos los fluidos deben ser agua pura. Existen opciones mucho más ricas como las frutas, los jugos, las sopas y los vegetales.

Por ejemplo, media taza de lechuga contiene 95% de agua por peso y una papa horneada contiene 71% de agua. Incluso, el atún, el arroz, la pasta y el pollo tienen 70, 69, 66, y 65% de agua por peso respectivamente.

Los excesos, siempre, son malos

Aunque queramos estar bien hidratados, demasiado puede ser dañino. Los atletas que participan en eventos de gran exigencia, como por ejemplo maratones y triatlones, pueden correr el riesgo de beber demasiada agua, lo cual puede traer como consecuencia unos niveles de sodio bajos o diluidos en la sangre. Este trastorno se llama hiponatremia, que a pesar de ser poco común, puede ser grave.

Cuando un atleta compite por un largo período de tiempo pierde mucha sal a través del sudor. Si eso se combina con la ingesta de agua, el resultado puede ser demasiada agua y poco sodio”. Lo más preocupante es que los síntomas son muy parecidos a los de la deshidratación: náusea, fatiga, vómitos, debilidad, somnolencia y, en casos graves, hasta la muerte.

La mejor forma de evitar la hiponatremia y al mismo tiempo tener buena hidratación es siguiendo algunas recomendaciones sencillas:

* No restringir la ingesta de sal por unos días antes de la competencia, a menos que el médico indique lo contrario.

* Tratar de tomar bebidas deportivas con sodio al competir por más de una hora, sobre todo si el clima es caliente y húmedo.

Puede ser difícil tomar suficiente agua al principio, pero una vez que se crea el hábito se vuelve mucho más simple.

Para hacer que la transición sea más fácil lleva con vos una botella de agua adonde vayas. Eso sí, preparáte porque vas a tener que ir al baño varias veces al día, pero con el tiempo tu vejiga se acostumbrará.

Fuente: MinutoUno.com

Marca y Comparte


DIETA PARA UNA PIEL PERFECTA

noviembre 8, 2007

La alimentación es el principal factor que hay que tener en cuenta para lograr una cara, y también el cuerpo, sin imperfecciones.

En esta nota, te contamos qué tipo de nutrientes son indispensables para estar y lucir saludable.

Alguna vez te preguntaste cómo hacen las celebrities para estar tan radiantes? Todas sabemos que son muy rigurosas con su alimentación y eso las ayuda a tener una piel de seda. Por eso, el cutis de terciopelo de Jennifer Aniston tiene una respuesta: la dieta de la zona. Come muchas frutas y verduras frescas aderezadas con aceite de oliva, y cancela los hidratos de carbono porque tienen una digestión lenta. Así evita que su piel se vea cansada. O.K., Brad Pitt la dejó por Angelina Jolie, pero ¿sabías que el truco de la morocha más pulposa de Hollywood es comer pescado tres veces por semana con arroz integral, para mantener esa piel blanca y tersa, sin imperfecciones? ¿Y Cameron Diaz? Adicta confesa a las hamburguesas y a las papas fritas, ¿cómo es que nunca se la ve sin ningún granito piadoso? “Hay que beber medio litro de agua en ayunas”, grita a dos voces la blonda surfista a la hora de confesar sus secretos de belleza en la revista Ok. Es simple, somos lo que comemos, dicen. No basta con depositar la confianza en los avances tecnológicos de las cremas. Primero hay que elegir los alimentos adecuados para que nuestra piel esté sana.

¿Seca o grasa?
La piel se renueva constantemente. Más exactamente, cada 28 días se produce el recambio de las células epidérmicas. Esa renovación requiere un aporte continuado de nutrientes, pues su déficit ocasiona alteraciones en su crecimiento y apariencia. Por eso, una alimentación que asegure el aporte correcto de vitaminas contribuye a mantenerla saludable. Carnes, pescados, huevos, lácteos, legumbres, cereales y frutos secos, conforman el combo básico que toda persona debe respetar para conservar el buen aspecto.
“Pero hay que saber que cuando la piel es grasa están totalmente prohibidos los nutrientes oleosos como las frituras, la mayonesa, la manteca y la leche entera, porque esos alimentos contribuyen a fomentar mayor sebo”, dice Rosi Flom, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología.

En cambio, la hidratación se convierte en la regla número uno que deben cumplir aquellas personas con problemas de sensibilidad y sequedad cutánea. “Para combatir esta alteración es indispensable comer frutas y verduras crudas. También hay que beber diariamente entre 2 y 3 litros de agua con el fin de eliminar toxinas y porque la reserva que tiene la dermis y la epidermis se pierde fácilmente con las agresiones externas”, explica la nutricionista Karina Fuks. En los casos más extremos, la piel seca puede descamarse y cortarse. Si eso sucede, es necesario agregar a la dieta vitamina C, presente en todos los cítricos, y antioxidantes como el selenio, un mineral que se encuentra en los pescados, los mariscos, los cereales y los huevos. “También abunda en el melón, las frutillas, las moras, los ajíes verdes y el tomate”, detalla el doctor Alberto Cormillot.

Por último, es importante saber que el déficit de hierro suele ser la causa de la palidez en el rostro. “Ello se debe a que su ausencia conduce a una disminución de la hemoglobina circulante, transportadora de oxígeno en la sangre”, sostiene el dermatólogo Ezequiel Chouela. Para no tener que recurrir a métodos mágicos con el fin de disimular la blancura, es aconsejable consumir levadura de cerveza, frutos desecados, cereales, legumbres y verduras de hoja verde, ricos en vitaminas del complejo B.

Contra las arruguitas
La cirugía estética y las cremas antiage no son las únicas herramientas para lucir más joven. A este binomio se suman las frutas y hortalizas de color amarillo y anaranjado, y las verduras de hoja verde ¿Por qué? “Porque contienen grandes cantidades de precursores de vitamina A, indispensable para frenar la acción de los radicales libres que dan lugar al envejecimiento cutáneo”, sintetiza Chouela. Por eso, para no lidiar contra las arrugas hay que ingerir calabaza, zanahoria, mandarina, acelga, perejil, berro y espinaca.
La vitamina E también es una aliada a la hora de luchar contra el paso del tiempo. “Es que aumenta la microcirculación de sangre en la piel, mejorando su elasticidad. Se encuentra en el germen de trigo, el aceite de soja, el aceite de oliva virgen y los frutos secos”, agrega Cormillot.

Y, para terminar de liquidar cualquier línea de expresión, son importantes las vitaminas del grupo B porque intervienen en los procesos de renovación celular. Aparecen en la mayoría de alimentos de origen vegetal y animal, como las vísceras, los mariscos y los huevos.

Tener un cutis impecable como las celebrities de Hollywood es totalmente posible. Pero antes de pensar en la magia de la cirugía o los rellenos, es importante empezar a darle importancia a nuestra alimentación para lograr una piel saludable y espléndida.

Autor: Paola Pluzzer
Fuente: Revista Luz


ADELGAZA SEGÚN TU EDAD

septiembre 5, 2007

Nuestro cuerpo está íntimamente ligado a parámetros hormonales, psicológicos y físicos, por lo que cambia a lo largo del tiempo.

Es normal que una mujer de 50 años no tenga la misma silueta que cuando tenía 15 años

Desgraciadamente, a veces engordamos demasiado, y esos kilitos se pueden transformar fácilmente en dos tallas de más… ¡de por vida! Para evitarlo, es mejor limitar el sobrepeso en cada periodo sensible de la vida.

Gracias a las explicaciones y los menús de Nathalie Negro, nutricionista, podrás aprender a controlar tu peso dependiendo de si eres una joven adulta, una feliz mamá , o una mujer madura.

DE 20 A 30 AÑOS: LA INDEPENDENCIA

Seguramente eres estudiante o una joven mujer activa y ya no vives en casa de tus padres. Una situación ideal porque por fin puedes disfrutar de la libertad, pero que al mismo tiempo te preocupa si por culpa de una alimentación poco equilibrada te has dado cuenta que de repente tienes algunos kilos de más…

Te ayudaremos a comprender las razones de este aumento de peso, y te diremos qué hacer para recuperar tu peso y tu línea.

Descubre nuestras soluciones para que disfrutes de tu independencia sin que lo tengas que pagar cuando te peses en la báscula…

Las razones de los kilos de más

Sales mucho
Con tantas pizzas, hamburguesas y el tapeo cuando sales de fiesta, has cogido algunos kilos de más. La comida rápida es muy energética y está llena de grasas y azúcares. En cuanto a los aperitivos, entre las patatas fritas y el alcohol, las calorías se multiplican fácilmente.

No cocinas
Los ideal es comer menos a menudo en restaurantes de comida rápida, poco reputados por su comida equilibrada… Y por la noche para cenar, no compres cualquier plato precocinado sin mirar las etiquetas.

No tienes mucho dinero El resultado: compras menos frutas y verduras frescas, porque te resulta un poco caro.

Llevar una vida más sana

Controla tus salidas
Si no te puedes resistir a las pizzas, procura comerlas sólo una vez por semana. Limita los restaurantes de comida rápida una vez cada 15 días: una hamburguesa pero con ensalada y soda light. También puede variar, la comida japonesa por ejemplo es mucho más dietética. En cuanto al alcohol: procura tomarlo sólo cuando salgas con tus amigos y como mucho 3 copas 1 vez por semana.

Equilibra la comida a diario
Es imprescindible hacer un desayuno completo (ver menú) Si comes bocadillos a medio día hazlo sólo 2 veces por semana como mucho. Si comes en el restaurante de la universidad o del trabajo, elige un menú completo (carne o pescado + verduras y féculas o pan). Lo mejor es hacer una merienda para evitar picar entre horas, después de las clases o del trabajo. Para cenar, come de forma equilibrada y menos cantidad: procura comer verduras y proteínas, y suprime el pan.

Vigila tus compras
¿El precio de las frutas y verduras te parece exagerado? Opta por las verduras en conserva, no tienen ningún añadido energético. En cuanto a los platos preparados, verifica que la cantidad de materias grasas no sea superior al 5% y que la relación entre proteínas y lípidos sea superior a 1.

Los consejos de la nutricionista

Nota: los alimentos en cursiva están autorizados sólo una vez por semana.

Desayuno
1 bol (40 g) de cereales (corn-flakes o copos de avena); 150 ml de leche; 1 fruta o 1 rebanada de pan; 1 yogur natural; 1 fruta o un vaso de zumo de frutas sin azúcar añadido.

Comida
100 g de carne de pollo cocida o 120 g de pescado cocido; 15 g (3 c. de café) de aceite de oliva; 200 g de verduras cocidas o crudas; 60 g de pan; 1 yogur natural; 1 fruta.
O un bocadillo con: 80 g de pan; 2 lonchas de jamon cocido; 30 g de queso de untar à 30% de MG; 1 fruta.

Merienda
40 g de pan; 20 g de chocolate negro o 5 galletas.

Cena
150 g de verduras crudas y/o cocidas; 150 g de féculas cocidas; 1 c. de café de aceite de oliva; 30 g de queso; 1 fruta.

DE 30 A 50 AÑOS: LA VIDA DE FAMILIA

Durante esta etapa de la vida ocurren muchas cosas: la vida en pareja, los niños, hay cambios profesionales, mudanzas, choques afectivos, divorcios… sin olvidar que tenemos tendencia a hacer regimenes.

Por eso en esta época de la vida el sobrepeso aumenta. No hay que preocuparse si sólo son unos kilos (2 a 5 kilos, es normal), pero es necesario tener cuidado si se pierde el control de la situación. Te decimos cómo lo puedes evitar…

Las motivos del sobrepeso

Disfrutas de la vida de pareja
No te privas de los platos con tu pareja, y has engordado un par de kilos… Tu marido come más que tú (2400 cal para el hombre respecto a las 1800 para la mujer como media) y seguramente tienes tendencia a hacer como él…

Tienes hijos
Además de los cambios que ha sufrido el cuerpo tras los embarazos, los armarios y el frigo están llenos de alimentos para niños… ¡y es muy tentador!

No paras de hacer regímenes desequilibrados
Has intentado eliminar esos kilos de más debidos a la vida de familia: dietas a base de proteínas, sustitutos de comidas… seguramente has adelgazado… ¡pero los has vuelto a recuperar!

Los principios de una vida sana

Comer de forma moderada
Si tu marido no quiere sacrificar una cena completa puedes aligerar tu comida: una ensalada con 1 huevo o 1/2 lata pequeña de atún, verduras y un poco de féculas para aguantar hasta la hora de la cena. En general puedes optar por verduras sin grasas y una pequeña porción de proteínas. Por la noche, haz una cena completa con verduras, carne o pescado con féculas, pan y una fruta.

Comparte… con moderación
Ten cuidado a la hora de la merienda con los niños. Puedes comer una rebanada de pan pero de pan integral con un poco de compota de frutas sin azúcar. Lo mejor es optar por una fruta y un producto lácteo desnatado.

Reduce las cantidades
Come con moderación y no te sirvas tanto como tu pareja y tus niños, sus necesidades son mucho más elevadas.

Evalúa las cantidades que puedes consumir a partir de un menú tipo.

Los consejos de la nutricionista

Nota: los alimentos en cursiva están autorizados sólo una vez por semana.

Desayuno
1 yogur natural desnatado o 150 ml de leche semi-desnatada; 60 g de pan o 1 croissant; 10 g de mantequilla o margarina; 1 c. de café de mermelada.

Comida
40 g de atún al natural o 1 huevo o 50 g de embutido; 150 g de verduras crudas y/o cocidas; 150 g de féculas cocidas (50 g crudos); 10 ml de aceite de oliva (2 c. de café); 1 yogur natural desnatado; 1 fruta o 1 dulce.

Cena
250 ml de sopa de verduras o 100 g de verduras; 150 g de féculas cocidas (50 g crudos) ; 10 g (2 c. de café) de aceite de oliva; 150 g de pescado cocido o 130 g de carne/pollo cocido ; 40 g de pan; 1 fruta o 2 bolas de helado.

50 AÑOS: HACIA LA MENOPAUSIA

A llegar a los cincuenta, se acerca uno de los momentos más difíciles en la vida de la mujer con la llegada de la menopausia. Y este cambio en el cuerpo suele tener consecuencias en la línea.

El apetito aumenta pero para poder frenar la situación, es necesario conocer las razones de este cambio de morfología. Te damos algunos consejos para mejorar tu higiene de vida. Para finalizar, nuestra nutricionista nos comenta los principios de la alimentación fundamentales para la mujer madura.

Porqué has engordado – Grandes cambios

Tu cuerpo cambia
Con la llegada de la menopausia, los ovarios fabrican menos hormonas femeninas. La acumulación de la grasa en las caderas y los muslos disminuye mientras que aumenta en el abdomen. Aumenta la retención de líquidos y ello se deja ver en la silueta.

Aumentan las ganas de picar entre horas
La disminución de los estrógenos aumenta el apetito, y además incrementa la necesidad de compensar el vacío afectivo o las preocupaciones por lo que aumenta la tentación de picar entre horas.

Las grasas se acumulan
¿Tienes la impresión de almacenar todo lo que comes? Es normal: después de los cincuenta años el organismo no gasta tantas calorías, por lo que la grasa tiene tendencia a acumularse. El resultado es que aunque consumas las mismas cantidades que antes, engordas más fácilmente.

Guardar la línea después de la menopausia

Retoma o aumenta tu actividad deportiva
Tu metabolismo de base tiende a disminuir. Para compensarlo es necesario aumentar el gasto de energía con actividades de que evitan la acumulación de grasas (caminar, footing, montar en bici), gimnasia para afinar la silueta y streching para estirar los músculos.

Haz una merienda
Para evitar picar entre horas de forma anárquica, lo mejor es hacer una merienda a media tarde, a base de pan integral o de cereales para calmar el apetito. Si tienes hambre entre horas opta por una fruta o un yogur desnatado sin azúcar.

Organiza tus pequeños caprichos
Para que no te sientas frustrada después de una comida lo mejor es cocinar recetas apetecibles para evitar la monotonía y controlar mejor lo que comes. Además puedes añadir, sin abusar, de algunos alimentos que más te gusten para darte algún capricho de vez en cuando.

Algunos principios para una buena alimentación

Nota: los alimentos en cursiva están autorizados sólo una vez por semana.

Desayuno
50 ml de leche semi-desnatada; 60 g de pan; 8 g de mantequilla o margarina y 2 c. de café de mermelada; 1 fruta.

Comida
150 g de féculas cocidas; 1 plato de verduras crudas o cocidas; 100 g de carne/pollo cocido; 2 c. de café de aceite; 1 yogur natural; 1 fruta.

Merienda
60 g de pan; 40 g de queso o 30 g de chocolate

Cena
1 plato de sopa de verduras o 200 g de verduras crudas/o cocidas; 80 g de pescado cocido o 1 loncha de jamón cocido o 50 g de embutido; 1 c. de café de aceite; 1 yogur natural; 1 fruta.

…………………………….

Fuente: EnFemenino.com


DETÉN EL TIEMPO

junio 18, 2007

¿Te estás oxidando? ¿Tienes pavor a las secuelas de la edad?
En ese caso, lo tuyo es anti-aging. Las empresas estudian ampliar los habituales chequeos con los que retribuyen a sus ejecutivos con nuevas técnicas contra el envejecimiento.

Si compras un dentífrico y descubre en la caja que lo envuelve el vocablo anti-aging, no te escames. Es la palabra de moda que amenaza con colarse hasta en las etiquetas de los abrigos o los jerseys.
Aquí el término anglosajón se traduce como anti-edad, y hace referencia a una aspiración del hombre desde que el mundo es mundo: retrasar el envejecimiento.

Aunque lleva a confusión, no está intimamente relacionado con la cirugía estética. La misión del anti-aging se acerca más a regular la alimentación, reajustar el sueño, controlar el cerebro y la memoria, revitalizar las células, ganar en movilidad y flexibilidad… Se trata no solo de estar más guapo por fuera sino de gozar de más energía interior.

Desde que los tratamientos destinados a mejorar la calidad de vida tienen nombre propio, anti-aging, las casa de cosmética y las de productos dietéticos entre otras, lo han aplicado a los artículos que fabrican con la esperanza de que todo lo que suene a detener el tiempo seducirá a sus clientes. Así la firma suiza de cosméticos de alta gama La Prairie está presente en este mercado con su crema Anti-aging Complex, de 178 euros, “eficaz tanto a los 30 como a los 50 años (…) para detener el proceso de envejecimiento de la piel” según el prospecto.

Biocentury propiedad del grupo alimentario Agrolimen, ha lanzado un complemento nutricional en perlas llamado Anti-aging con ingredientes naturales como soja, té verde, aceite de onagra, vitaminas C y E y minerales para mantener el buen estado de la piel por 9,25 euros, también la compañía de fitoterapia (que trata enfermedades mediante plantas) Soria Natural ha creado Stop Aging, un nuevo complemento alimenticio. Hasta la emprsa catalana de ahumados Benfumat, ha elaborado una dieta anti-edad basada en las propiedades del salmón, ya que, según dicen fuentes de la compañía, “los ácidos omega 3 convierten al salmón en un potente alimento anti-aging“.

Dos nuevas clínicas
En cuanto al campo de la medicina, solo este año han recalado en España dos clínicas especializadas en anti-aging. La primera fue La Clinique de París, que forma parte de Harmonie, un holding empresarial europeo especializado en medicina preventiva. Uno de los ganchos que emplea para atraer clientes es la cantidad de pacientes ilustres que pisan sus sedes de Alicante, Ginebra, Hong-Kong, Tokio o Bangkok. Entre sus más fieles seguidores se hallan según la propia clínica, el presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, el diseñador Paco Rabanne, la familia real de Qatar y Kimberli Wang, dueña de la mayor fortuna asiática y de los hoteles Sheraton. El centro prevé abrir sedes en 2007 en Barcelona, Madrid y Bilbao.

La segunda clínica acaba de aterrizar en Madrid y se llama Novoclinic. Pertenece a un grupo de empresas farmacéuticas y biotecnológicas internacionales que han inverido 10 millones de euros en un centro que no escatima en aparatos y técnicas de medicina y cirugía estética, odontología, podología, fisioterapia y cirugía del pie.

Los directivos y empresarios son el público natural de estos tratamientos, tanto por el precio del eamen como por el tipo de vida que llevan: sedentaria, estresada y, por lo general, mal alimentada. Así que corren el riesgo de sufrir enfermedades que los métodos anti-edad detectan y ayudan a paliar como las cardiovasculares (infartos) y las derivadas del estrés. “Por 1.000 euros se puede obtener un perfil genético completo [con información muy valiosa sobre el ADN de un ser humano, que contribuye a prevenir males hereditarios]”, dice José Márquez-Serres, presidente de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad. Pero los tratamientos más caros rondan los 6.000 euros.

Este año, la Clínica Planas de Barcelona, pionera en la materia en España, ha establecido contactos con jefes de Recursos Humanos de emprsas que quieren incentivar a sus máximos ejecutivos con estos tratamientos. “También hemos hablado con un par de compañías de seguros médicos. Todos están interesados en ampliar los servicios que dan a los altos directivos de las multinacionales, pero todavía no se ha concretado nada. Claro que dado que cada vez conocen más el anti-aging, para 2007 esperamos que esos contactos fructifiquen”,  dice Javier Planas, gerente de la clínica que lleva su apellido.

¿Y no basta con un chequeo? Lo normal es que los seguors médicos que las empresas ofrecen a los ejecutivos incluyan la posibilidad de hacerse chequeos, cuyo precio medio en las clínicas con más prestigio oscila entre 1.000 y 2.000 euros, pero la medicina anti-aging va más allá. Un chequeo se limita normalmente a un análisis de sangre para obtener los niveles de azucar, ácido úrico y colesterol, entre otros; a una prueba de esfuerzo, un electrocardiograma y una radiografía de tórax para conocer el estado de los pulmones. Si el cliente es hombre y tiene más de 45 años se le examinará también la próstata.
En cambio, el anti-aging incluye un análisis más extenso. Mide el estrés oxidativo (que indica si el balance entre oxidantes y antioxidantes se desequilibra a favor de los primeros) y los polimortismos genéticos, es decir el código genético del paciente, que informa sobre su predisposición a adquirir ciertos males como la diabetes, el alzheimer o las enfermedades cardiovasculares, las más comunes en España. La prueba de estrés oxidativo sólo requiere el análisis de sangre y otro de orina, y para el de polimorfismos genéticos se extrae mucosa bucal.

La estética, un plus
Para contemplar el reconocimiento se suele contar con un entrenador que realiza un chequeo de psicomotricidad, reacciones nerviosas y oído. Y se añaden pruebas psicológicas para saber cómo está el cliente de agilidad mental, memoria y capacidad de concentración. No obstante, cada clínica añade o resta sus técnicas a este paquete básico. “En un día se realizan todas las pruebas y en una semana ya tenemos los resultados” explica Neus Tomás, experta en anti-aging del Centro Médico Teknon de Barcelona.

No todos los centros son tan rápidos para desgracia del ejecutivo. Algunos como La Clinique de Paris, tardan hasta tres o cuatro semanas en entregar las conclusiones del estudio. A partir de que los reciben, los clientes suelen revisarse cada tres o seis meses.
“No hay una duración del tratamiento determinada, pero los tratamientos anti-aging, por definición, suelen ser de por vida.  Por ejemplo, si un paciente tiene déficit de omegas y antioxidantes, para gozar de una buena salud deberá tomar estos suplementos siempre”, comenta un portavoz de La Clinique de Paris.

Muchos directivos recurren en ese momento a un plus estético que no está incluído en el precio de las pruebas anti-edad. “Los ejecutivos quieren elimininar las arrugas de expresión de sus caras con botox o se realizan una liposuccion de barriga. A ellos lo que más les preocupa es la nariz, el abdomen, los párpados y el envejecimiento facial”, dice un estudio del Centro Médico Teknon. Neus Tomas ve por las consultas a más hombres que mujeres: “La mayoría de ellos tiene un promedio de 50 años, y muchas veces acuden acompañados de sus mujeres”.

Fuente: Revista Sentirse Bien


ANTIOXIDANTES ¿PROLONGAN LA JUVENTUD?

junio 11, 2007

Antioxidantes naturales: los más recientes benefactores de la salud.

Una razón más para consumir vegetales. Presentes en la mayoría los alimentos vegetales, bloquean el efecto perjudicial de los radicales libres

¿Quién no ha oído hablar de productos como zumos y batidos enriquecidos en vitaminas A, C y E, e incluso de caramelos que contienen vitaminas o de los múltiples beneficios que se obtienen mediante la inclusión de alimentos vegetales en la dieta diaria? Los medios de información insisten en las virtudes de productos alimenticios enriquecidos con vitaminas y sus posibles beneficios para la salud, alabando su papel en la lucha contra la “oxidación” del organismo, ante ciertas enfermedades y frente al envejecimiento. Hoy, la nutrición y la dietética no sólo se ocupan de los componentes de los alimentos que aportan beneficios nutritivos: proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Otras sustancias, con propiedad antioxidante, ejercen también un saludable efecto en nuestro organismo.

¿Qué son los antioxidantes?

Se trata de un grupo de vitaminas, minerales, colorantes naturales y otros compuestos de vegetales y enzimas (sustancias propias de nuestro organismo que intervienen en múltiples procesos metabólicos), que bloquean el efecto perjudicial de los denominados radicales libres. La mayoría de los antioxidantes se encuentra en alimentos vegetales, lo que explica que incluir frutas, legumbres, verduras y hortalizas o cereales integrales en nuestra dieta sea tan beneficioso.

Los radicales libres y la oxidación

La respiración en presencia de oxígeno resulta esencial en la vida celular de nuestro organismo, pero como consecuencia de la misma se producen unas moléculas, los radicales libres, que ocasionan a lo largo de la vida efectos negativos para la salud por su capacidad de alterar el ADN (los genes), las proteínas y los lípidos o grasas. En nuestro cuerpo hay células que se renuevan continuamente (de la piel, del intestino?) y otras que no (células del hígado, neuronas?). Con los años, los radicales libres pueden producir una alteración genética sobre las primeras, aumentando así el riesgo de padecer cáncer, y reducir la funcionalidad de las segundas (las células que no se renuevan), lo que es característico del envejecimiento. Hábitos tan comunes como practicar ejercicio físico intenso, el tabaquismo, el consumo de dietas ricas en grasas y la sobreexposición a las radiaciones solares, así como la contaminación ambiental, aumentan la producción de radicales libres.

Beneficios de los antioxidantes

Estos últimos años se ha investigado científicamente el papel que juegan los antioxidantes en las patologías cardiovasculares, en numerosos tipos de cáncer, en el Sida e incluso otras directamente asociadas con el proceso de envejecimiento, como las cataratas o las alteraciones del sistema nervioso. Los estudios se centran principalmente en la vitamina C, vitamina E, beta-carotenos, flavonoides, selenio y zinc. La relación entre estos antioxidantes y las enfermedades cardiovasculares y, probablemente, las cerebrovasculares, está hoy suficientemente demostrada. Se sabe que la modificación del “colesterol malo” (LDL-c) desempeña un papel fundamental tanto en la iniciación como en el desarrollo de la arteriosclerosis (engrosamiento y dureza anormal de las cubiertas internas de los vasos sanguíneos debido a un depósito de material graso, que impide o dificulta el paso de la sangre). Los antioxidantes pueden bloquear los radicales libres que modifican el colesterol malo, reduciendo así el riesgo cardiovascular. Por otro lado, los bajos niveles de antioxidantes pueden constituir un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer.

¿Todo ventajas?

A pesar de que la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes disminuye el riesgo de ciertas patologías, éstos no modifican el deterioro normal que conlleva la vejez ni permiten que vivamos más años. Y se ha demostrado que la suplementación a altas dosis con preparados de antioxidantes puede resultar contraproducente. A pesar de que se sabe cada día más sobre los beneficios de los antioxidantes – se ha de promocionar su consumo mediante los alimentos que los contienen de forma natural-, es pronto aún para asegurar si es conveniente o no la suplementación diaria, ya que se desconocen las dosis adecuadas. Por ello, lo más correcto es seguir una alimentación variada y equilibrada, en la que no falten los vegetales y no abusar de suplementos ni de alimentos enriquecidos con antioxidantes.

Nutrientes y sustancias no nutritivas que actúan como antioxidantes

Vitaminas :

Vitamina C: En frutas y verduras, frescas y crudas, como guayaba, kiwi, mango, piña, caqui, cítricos, melón, fresas, bayas, pimientos, tomate, brasicáceas (verduras de la familia de la col), frutas y hortalizas en general.

Vitamina E (tocoferol): germen de trigo, aceite de soja, germen de cereales o cereales de grano entero, aceite de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos.

Betacaroteno o “provitamina A”: Pertenece a la familia de los carotenoides de los vegetales. El organismo es capaz de transformarlo en vitamina A. Posee conjuntamente las propiedades de la vitamina A y de los antioxidantes que actúan sobre los radicales libres. Recientemente se ha demostrado su papel en la prevención de las cataratas y su efecto beneficioso en procesos inflamatorios y en los relacionados con el envejecimiento. Alimentos ricos en betacaroteno: verduras de color verde o coloración rojo-anaranjado-amarillento (zanahoria, espinacas, calabaza, etc.), y cierta frutas (albaricoques, cerezas, melón y melocotón?).

Minerales:

Selenio: Relacionado con un menor riesgo de tumores de piel, hígado, colon y mama. Asimismo vinculado al funcionamiento de la glutation peroxidasa (enzima antioxidante de nuestro organismo). En carnes, pescados, marisco, cereales, huevos, frutas y verduras.

Zinc: Favorece la formación de nuevas proteínas (renovación celular), participa en la lucha contra los radicales libres y en la síntesis de enzimas, interviene en el sistema inmune o de defensas y favorece el buen estado de piel y mucosas (tonicidad y elasticidad de la piel). Constituyen buena fuente de zinc las carnes y vísceras, los pescados, los huevos, los cereales completos y las legumbres.

Cobre: Potencia el sistema inmune, participa en la formación de enzimas, proteínas y neuro-transmisores cerebrales (renovación celular y estimulante del sistema nervioso) y es un agente antiinflamatorio y antiinfeccioso. Y facilita la síntesis de colágeno y elastina (necesarios para el buen estado de los vasos sanguíneos, del cartílago, de los pulmones y de la piel), actúa como antioxidante protegiendo las células de los efectos tóxicos de los radicales libres y facilita la fijación del calcio y del fósforo. Alimentos ricos en cobre: hígado, pescado, marisco, cereales completos y vegetales verdes.

Aminoácidos (los componentes más simples de las proteínas):

Cisteína: aminoácido no esencial, nuestro cuerpo puede fabricarlo sin problemas. Es importante para la producción de enzimas contra los radicales libres, como la glutation peroxidasa. El hígado y nuestras defensas lo utilizan para desintoxicar el cuerpo de sustancias químicas y otros elementos nocivos. La cisteína, que se encuentra en carnes, pescados, huevos y lácteos, es un detoxificante potente contra los agentes que deprimen el sistema inmune, como el alcohol, el tabaco y la polución ambiental.

Colorantes naturales u otros compuestos de vegetales:

Flavonoides: Comprenden a los flavonoles, los antocianidoles y a las flavonas, colorantes naturales con acción antioxidante que constituyen el grupo más importante de la familia de los polifenoles, muy presentes en el mundo vegetal. Protegen el sistema cardiovascular y activan las enzimas glutation peroxidasa y catalasa, antioxidantes presentes de forma natural en nuestro organismo. Están en la familia de las coles, las verduras de hoja verde, las frutas rojas y moradas y los cítricos. Según la American Cancer Society, reducen el riesgo de cáncer colo-rectal.

Isoflavonas: En la soja y algunos de sus derivados como el tofu (queso de leche de soja) y el tempeh (semillas de soja a las que se añade un hongo específico para su fermentación). Algunos estudios científicos han demostrado que las mujeres asiáticas que consumen soja presentan una menor incidencia de cáncer de mama y matriz que las occidentales.

Ácido alfa-lipoico: Es un carotenoide de algunas verduras y frutas, que ayuda a neutralizar los efectos de los radicales libres potenciando las funciones antioxidantes de las vitaminas C, E y de la enzima glutation peroxidasa. Abunda en el tomate.

Sustancias propias del organismo, enzimas antioxidantes:

Además de las enzimas glutation peroxidasa, catalasa y superóxido dismutasa, hay otras sustancias antioxidantes como la coenzima Q-10.

Coenzima Q-10: Ayuda a las enzimas a realizar su función, y participa en numerosos procesos corporales. Se ha comprobado una gran similitud entre las propiedades antioxidantes de la vitamina E y las de la coenzima Q-10, que juega un muy importante papel en la generación de energía celular, y a su vez es un estimulante inmune, mejora la circulación y ayuda a proteger el sistema cardiovascular.

Fuente: Revista Consumer


SECRETOS DEL BIENESTAR

abril 11, 2007

Se puede envejecer manteniendo una buena salud? En la isla de Okinawa en Japón, se supera el récord mundial en longevidad, y sobre todo, se vive feliz, relajado y en forma.

¿Te gustaría conservar tu bienestar y tu vitalidad lo máximo posible? Te presentamos todos los secretos de los habitantes de Okinawa.

Descubre la forma de vida y las reglas de una alimentación sana de este pueblo excepcional. 

…………………………………………………………………………………………….. 

EL ARTE DE VIVIR ZEN

Otra forma de comer 

En Okinawa, comer no sirve para colmar el apetito y las emociones, sino para conseguir energía y placer. Para cambiar nuestra relación afectiva con los alimentos, sigue los consejos de los habitantes de la isla japonesa:

– Un momento de relajación: Antes de la comida, relájate unos instantes para sentarte a la mesa con más tranquilidad.
– Una mesa agradable: Pon la mesa con arte, el placer de los ojos cuenta tanto como el del paladar.  
– Tómate tu tiempo: Es mejor saborear lentamente pequeñas cantidades de comida que llenarse sin placer.
– Levántate de la mesa ligera y tónica: No te fuerces a la hora de comer, escucha tu organismo.
– Reparte los alimentos con juicio: Haz un desayuno y una comida completa, enriquecidos en proteínas. Cena ligero, sin proteínas animales ni alcohol, pero con azúcares lentos.
– Más energía con menos calorías: Para conseguirlo, haz más ejercicio físico con una respiración profunda, toma magnesio, vitamina B y ácidos grasos Omega 3.
– Se indulgente contigo misma.

Combatir el estrés

Mientras algunos dejamos que los problemas arruinen nuestra salud, los habitantes de Okinawa deben su alegría de vivir a unas buenas armas anti estrés como el consumo de magnesio, la visualización, diversos auto tratamientos, una respiración completa y la meditación.

La respiración completa
Con una respiración completa se observa una mejor combustión de calorías, un mejor rendimiento energético, la prevención de patologías ligadas a la edad, una mejor gestión del estrés y de las tensiones, y en definitiva una vida mejor. Se practica en cualquier posición, preferentemente en un lugar tranquilo y aireado. Consiste en inspirar y expirar por la nariz y en hinchar el abdomen y el pecho al máximo, expulsar un quinto del volumen y retener (al principio 10 segundos, con el entrenamiento hasta 30 segundos) y para terminar expirar a fondo. Volver a empezar y hacer una serie de 20 alternando respiraciones con y sin retención. Practícala al principio del día, antes de cada comida, en caso de estrés, tensión, cansancio, emociones fuertes, dolor…

La meditación
El objetivo es dejar de pensar. La meditación pemite centrarse en si mismo, en la naturaleza, y dejar de ser el juguete de nuestros pensamientos… Por la mañana, al levantarte o por la noche, antes de acostarte, elige un lugar tranquilo y sin ruidos. Enciende una vela y siéntate en el suelo. Concéntrate en tu respiración, en la circulación del aire, en la llama de la vela. Para comenzar a meditar, fija tu mirada en la vela situada a unos diez centímetros, a la altura de los ojos. Cuando te venga un pensamiento a la cabeza, observa la vela y deja que el pensamiento pase. No reacciones y saborea este momento de libertad.  

Hacer ejercicio

La actividad física aumenta la masa muscular, estimula la secreción de la hormona del crecimiento, reduce la glicemia, mejora la distribución del oxigeno y de los nutrientes, mejora la respiración y el rendimiento energético, reduce los riesgos de sobrepeso, de diabetes, de enfermedades cardiovasculares, de osteoporosis y de ciertos cánceres, retarda el envejecimiento y atenúa el estrés.  

Para empezar, aumenta diariamente tus movimientos: sube las escaleras en lugar de usar el ascensor, camina más, juega con los niños, haz más bricolaje, arregla el jardín…   

Durante la semana, programa uno o varios paseos y aumenta su duración de forma progresiva, monta en bici, vete una o varias veces a la piscina, haz gimnasia…

Cada mes, prevé un fin de semana para caminar por el campo, hacer gimnasia, jugar al golf, al tenis, pasar un día en un parque acuático…  

A lo largo del año, ofrécete al menos dos veces al año vacaciones activas: bicicleta, natación, golf, curas termales…  

Compartir

¡Ábrete a los demás! Las relaciones afectivas son tan importantes como los alimentos. No te encierres en tu viejo círculo de amistades. ¡Sal y haz amigos!  Participa en actividades diversas, inscríbete en una asociación cultural o deportiva, ayuda a los demás en una asociación humanitaria…

.

…………………………………………………………………………………………….. 

UNA ALIMENTACIÓN SANA

Las bebidas 

El agua
Opta por un agua mineral, con al menos 1000 mg de bicarbonatos, 300 mg de calcio, 80 mg de magnesio, menos de 500 mg de sodio, menos de 500 mg de sulfatos, menos de 5 mg de nitratos y menos de 3 mg de fluor por litro. La presencia de silicio también es importante. Ten siempre una pequeña botella de agua contigo. Utilízala también para las bebidas calientes y para la cocción de alimentos (pasta, arroz…)

El té
Bebe cada día al menos tres tazas de té verde repartiéndolas a lo largo de la jornada. En caso de hipersensibilidad a la teina, reemplázalas por infusiones.

El café  
Limita su consumo a raras ocasiones, cuando necesites sentirte más dinámica, o para darte un placer. El café aporta más inconvenientes (reducción de la absorción, de vitaminas B, pérdidas urinarias en magnesio y calcio…) que ventajas (mejora de las crisis de asma o de las migrañas…)

El alcohol
Salvo contraindicaciones, una copa de vino tinto en la comida (por la noche reduce la « micro hibernación » de la noche) posee efectos protectores para la salud, pero siempre que no se realice un consumo cuantitativo superior y concentrado.

Los productos lácteos

A pesar de que tradicionalmente se recomiendan los productos lácteos, en realidad son poco recomendables. Es cierto que la leche de vaca es fuente de calcio, pero contiene demasiado fósforo, grasas saturadas y lactosa, que puede provocar problemas digestivos y de cataratas. Ciertos productos lácteos (queso, crema fresca, mantequilla) son de hecho muy calóricos.  

Par obtener aportes cálcicos suficientes, reemplaza la leche por el agua mineral rica en calcio, leche de soja enriquecida, tofu, sardinas, almendras, nueces, higos, aceitunas, espinacas, puerros, brócolis, coles, hierbas aromáticas (albahaca, tomillo… )

El producto lácteo más recomendable es el yogur con bífidus y lactobacilus. Los quesos más adecuados son los más secos (manchego curado, parmesano, emmental, comté…)  

Las grasas

En Okinawa no se utiliza ni mantequilla ni margarina, tan sólo aceites con pocos ácidos grasos saturados y Omega 6 que presentan inconvenientes para la salud, y sin embargo contienen buenos ácidos monoinsaturados.    

La síntesis de los estudios realizados desde hace años, llega a la siguiente conclusión: más vale limitarse al aceite de oliva. Lo ideal es el aceite virgen, bio, en botella de vidrio o en un recipiente metálico, pero nunca en plástico. Si se consumen 2 cucharadas soperas de aceite y tres pescados grasos por semana se obtiene una cantidad óptima de Omega 3.

Los pescados y mariscos

Como en la mayoría de las islas, en Okinawa abundan los pescados y mariscos en detrimento de la carne. Tienen la ventaja de ser menos ricos en hierro, un potente prooxidante y proinflamatorio, en grasas saturadas y en colesterol. Por el contrario, contienen grasas de tipo Omega 3, magnesio, taurina y yodo, nutrientes que previenen contra ciertos problemas como la fatiga, el nerviosismo y el estrés.

Ya sea crudo, marinado, al vapor… tendríamos que consumir pescado al menos una vez al día, y tres tipos de pescados grasos a la semana (sardinas, arenques, anchoas, salmón, trucha de mar…) Si puede ser, lo mejor es que sean variedades salvajes. Resérvate el salmón ahumado para las grandes ocasiones porque al ahumarse se pierden ácidos grasos Omega 3. También son muy recomendables los mariscos y moluscos.

Las carnes 

¡En Okinawa el porcentaje de carne consumida (cerdo y aves) no supera el 10% de las comidas! De hecho los habitantes de la isla comen sobre todo las patas y el hocico de cerdo, muy pobres en grasas y muy ricos en tejido conjuntivo, y preparan la carne de tal forma que hace fundir las grasas.  

La carne contiene muchas grasas saturadas, lo que provoca sobrepeso, problemas cardio vasculares y ciertos cánceres. También aporta hierro en exceso. Si está demasiado cocida, desarrolla sustancias tóxicas. Sin embargo es indispensable para las mujeres embarazadas o que sufren de carencias de hierro, y para los niños.

¡Que no cunda el pánico si eres una auténtica carnívora! La carne y los huevos no están excluidos del programa Okinawa adaptado a occidente, se pueden consumir de una a tres veces por semana. Consume preferentemente carnes blancas, conejo y pato, que tienen la ventaja de contener menos hierro y grasas saturadas que las carnes rojas.

La soja

Okinawa es la región del mundo en la que más se consumen la soja y sus derivados. Es incluso una de las principales claves de la longevidad con buena salud. Es un alimento que contiene muchas ventajas: es rico en proteínas vegetales que pueden sustituir la proteínas animales, grasas protectoras y fitoestrógenos, hormonas que entre otras cosas, poseen la cualidad de ser potentes antioxidantes.  

Aunque parezca complicado consumir tanta soja como en Okinawa, se recomienda ir aumentando progresivamente su introducción en la alimentación diaria. Empieza por reemplazar la leche de vaca por la leche de soja enriquecida en calcio no azucarado, los yogures por yogures de soja, la crema fresca por la crema de soja para cocinar… Puedes ir acostumbrándote a los productos a base de soja hasta conseguir consumir al menos una vez al día.

Los cereales

Como en toda  Asia, en Okinawa domina el consumo de arroz con respecto a otros cereales.  ¿Cuáles son sus ventajas? El arroz no contiene gluten, que provoca alergias o intolerancias en muchas personas. Lo ideal es que sea integral o basmati.

Consume cereales al menos dos veces al día. Ya sean cocidos, en copos, en sémola… y mejor si no contienen gluten. Las pastas y pasteles se pueden preparar con harinas que no contengan gluten (maíz, castaña, soja, arroz…) De forma general es preferible consumir cereales para cenar, con verduras. Son energéticos y favorecen la relajación y el sueño.  

Las frutas y verduras

En Okinawa, los más ancianos tiene un excelente secreto: comen 5 verduras al día. Sus múltiples cualidades (son poco energéticas, ricas en vitaminas, minerales y fibras…)  y sus beneficios para la salud son conocidos por todos. Introduce progresivamente verduras de 7 categorías: verdes, rojas, violetas, secas, crucíferas y de  la familia allium (puerros, ajos, cebollas… ¿Te parece difícil? Tienes mucho donde elegir y las puedes preparar en ensaladas, sopas, zumos…

Las frutas son más caras en el archipiélago y por tanto son menos consumidas. Sin embargo son imprescindibles por sus numerosos efectos positivos en nuestro organismo. Al igual que las verduras, procura incluir al menos una fruta o una ensalada de frutas en cada comida y piensa en comer frutos secos o una pieza de fruta a media tarde o cuando tengas un poco de hambre. Elige sobre todo las más antioxidantes: ciruelas, uvas pasas, manzanas, kiwis, cítricos, albaricoques, mangos, frutas del bosque, fresas, frambuesas…

Las algas, especias y finas hierbas

Las algas, muy consumidas en Japón, son junto con los mariscos, los alimentos más ricos en yodo, indispensable para el equilibrio, sobre todo del tiroides. Utilízalas para enriquecer tus salsas, ensaladas, sopas y otros platos al menos una vez al día.

Las hierbas aromáticas y las especias se encuentran entre los alimentos más antioxidantes, sobre todo la cúrcuma, el jengibre y la galanga, que además es antiinflamatoria. No dudes en condimentar tus platos tanto dulces como salados con jengibre, cúrcuma, ajo, canela o ralladura de cítricos, excelentes antioxidantes.

Fuente: enFemenino.com