10 SUGERENCIAS PARA NO SUBIR DE PESO

enero 24, 2010

A veces, es verdad que tratar de perder peso se hace un poco difícil, sin embargo mantener su peso no tiene por qué serlo.

Es posible disfrutar incluso de delicias gourmet siempre y cuando las incluyamos dentro de un plan de alimentación saludable.

El secreto está en la moderación y el equilibrio.

Estas son algunas sugerencias para mantenerse en línea del Dr. Luigi Gratton, vicepresidente de asuntos médicos de Herbalife, una empresa mundial de nutrición y ventas directas:

1. La gimnasia compensa las calorías extras
— Regálese 30 minutos de ejercicio al día. Además de quemar calorías, el ejercicio también ayuda a liberar tensión, por lo que es menos probable que coma para controlar la tensión.

2. H20, H20, H20 — Un poco de agua da muchos resultados – tragos pequeños durante todo el día son una buena manera de mantenerse bien hidratado. Actúa como un amortiguador y lubricante para las articulaciones, ayuda a transportar nutrientes, elimina los desechos y sirve para regular la temperatura corporal. Aún mejor, el agua no contiene grasas, ni calorías ni colesterol.

3. Sea selectivo con los alimentos — No desperdicie las preciadas calorías en papitas o galletas comunes. Sea selectivo y elija solamente alimentos que realmente le gusten pero saludables a la vez, preferiblemente los que relaciona con la temporada.

4. Combine sabores — Quizás la variedad sea el sabor de la vida, pero también es una receta para comer en exceso. Combine los sabores similares. Por ejemplo, sirva únicamente alimentos salados (o de carne) en su plato. Se cansará del sabor específico más rápidamente y se sentirá satisfecho con menos calorías.

5. Disminuya sus porciones — Trate de mantener sus porciones en cantidades pequeñas y acérquese a la mesa de buffet una sola vez. Elija el plato más pequeño posible. Sirva primero hojas verdes y otros sabrosos vegetales y deje tan sólo un espacio pequeño para las delicias altas en calorías como dulces y quesos. Coma porciones pequeñas y bajas en calorías durante el día para que pueda disfrutar una delicia especial más tarde — pero asegúrese de no matarse de hambre antes de llegar a la cena y comer en exceso más tarde.

6. Aléjese de la mesa — Si no pone sus alimentos en el plato, no tendrá idea alguna de lo que está comiendo realmente. Lo peor que puede hacer en una fiesta es pararse cerca de la mesa y comer constantemente lo que ésta ofrece.

7. Beba más ligero — El alcohol es un arma de doble filo. Tiende a debilitar su resistencia en cuanto a comer y las calorías en las bebidas se suman rápidamente. Tome un vaso de agua entre bebidas alcohólicas.

8. “Ya lo pagué, así que me lo comeré” — No se sienta obligado a limpiar su plato sólo porque lo pagó. Ponga una porción de su comida directamente en un contenedor para llevar. Los tamaños de las porciones en los restaurantes pueden ser hasta dos y tres veces mayores de la cantidad que usted necesita. En vez de los acompañantes comunes de almidón y vegetales, olvide el almidón y duplique los vegetales. Deje de comer tan pronto se sienta satisfecho.

9. Aproveche el Zen -– Algunas actividades son estresantes. Mantenga su ansiedad en un nivel que pueda controlar. Organice su tiempo y haga una lista prioridades dando más tiempo a las tareas más importantes. Sea realista sobre lo que puede hacer y no se preocupe por lo que esté fuera de su alcance. Y no olvide programar algo de tiempo para descansar.

10. Deslícese, no se resbale — Si come tres porciones de puré de papa y medio pastel de calabaza, no todo está perdido. En vez de terminar el resto, aprenda de su desliz. La próxima vez, coma una ensalada primero, inicie una conversación y tome su lugar lejos de la zona de peligro. Y recuerde… la próxima vez comienza hoy mismo.

Fuente: Herbalife Intl.
Redactor: Dr. Luigi Gratton

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte

Anuncios

¿SOMOS LO QUE COMEMOS?

diciembre 22, 2009

Parece ser que la respuesta es SI, según el bestseller “Eres lo que comes: la dieta que cambiará tu vida” Gillian McKeith, su autora, nutricionista reconocida internacionalmente y directora de la prestigiosa clínica McKeith de Londres. Considerada la “mejor experta en nutrición del Reino Unido” y la “gurú británica de la alimentación” (Sunday Times).

En este libro Gillian aporta 10 sencillos pasos para conseguir un estilo de vida más saludable y, como consecuencia, una mejor figura:

Conozca el programa nutricional ideal (click aquí)

………………………………………………………………………………………………………………..

1. El desayuno ¡siempre!

La importancia del desayuno no puede ser infravalorada. Saltarse el desayuno nos hace sentir cansados e irritables a media mañana; puede que tu seas de los que se toman un café en vez de un desayuno completo, esto tampoco es muy buena idea.

Un completo desayuno nos prepara para el día a día, aportándonos suficientes niveles de energía durante la mañana, y nos saciará suficientemente para evitar el capricho de “atacar” a unas magdalenas o unas galletas; alimentos que en un principio parecen muy aptos para un buen desayuno, nos dejarán, al cabo de unas horas, con ganas de comer más a lo largo de la mañana.

Los cereales azucarados tampoco son una buena solución. Nos producirán un aumento de azúcar en la sangre que desaparecerá brevemente. Para que esto no nos suceda, y nuestro cuerpo no nos pida reestablecer estos niveles de azúcar, debemos optar por los cereales integrales sin azúcar; nos proveerán de energía y de niveles constantes de glucosa durante toda la mañana. Si echas de menos el dulce, añade unas frutas o frutos secos al desayuno. Usa leche desnatada o semidesnatada (ambas buenas fuentes de proteínas y calcio) en vez de leche entera, y así bajarás el contenido graso de tu desayuno, y, por lo tanto, de tu dieta.

2. Mantente hidratada

El 65 % de nuestro cuerpo es agua, por lo tanto es vital que nos mantengamos hidratados. Una persona puede sobrevivir durante 6 semanas sin comida, pero sólo unos días sin agua. Incluso, el estar “medio-hidratados” puede hacernos sentir cansancio, debilidad y falta de energía.

Necesitamos aproximadamente 1.5 a 2 litros de agua al día, esto es unos 8-10 vasos de agua diarios. Si compras una botella de agua mineral diariamente, tendrás control de la cantidad de agua que estás bebiendo.

Aunque el agua es el mejor líquido que podemos ingerir para mantenernos hidratados, podemos optar por infusiones de hierbas y frutas, y por agua a la que podemos añadir un poco de zumo natural para darle sabor.

El té y el café son diuréticos y estimulantes, por lo tanto, intenta minimizar o eliminar su consumo.

3. Elimina la cafeína

Muchos de nosotros adoramos el café. Nos da un empujón por la mañana y nos ayudan a seguir trabajando mientras nos sentimos somnolientos.

El café y los alimentos o bebidas que contienen esta sustancia, son estimulantes, y esto no es siempre positivo. Nos podemos acostumbrar a la sensación que nos aporta la cafeína y sentirnos perezosos y somnolientos si no la tomamos, así que continuaremos tomando café para seguir “en alerta”. Algunas personas son muy sensibles a la cafeína y simplemente un par de tazas de café puede producirlas cierta agitación cardiaca, nerviosismo y ansiedad.

Opta por los productos bajos en cafeína o sin cafeína, alternativas al café y al té. Son productos hechos a base de achicoria o cafés o tés a los que se les han eliminado parte de las sustancias excitantes. La mejor opción es la achicoria. Si lo que te gusta es el té, hay una amplia variedad de tés como el Rooibos, Té Blanco, Pu-erh, Té Mu, etc.

4. Fresco y saludable

Cuanto más frescos son los alimentos que comemos, más nutrientes contienen. Desde el momento que el fruto es arrancado del árbol, su cantidad de vitaminas comienza a disminuir. Por lo tanto, es conveniente comprar y consumir habitualmente alimentos frescos, preferiblemente alimentos de temporada y en pequeños mercados o a agricultores de nuestra zona de confianza.

Si además estos alimentos son biológicos, eliminaremos de nuestra dieta los pesticidas y químicos que se suelen añadir a los alimentos en las frutas; antibióticos y promotores del crecimiento en la carne, leche y huevos.

No hay duda de que los alimentos frescos en su estado natural, recién recolectados, son la mejor alternativa. Pero ¿lo que parece fresco es verdaderamente fresco? El producto que vemos en el supermercado, a pesar de su impresionante aspecto, puede que haya sido recolectado hace mucho tiempo y que su nivel de vitaminas sea bajo.

5. Cinco veces al día

La Organización Mundial de la Salud nos indica el consumo de, como mínimo, 5 unidades de fruta y verduras al día. Frutas y verduras son ricas en vitaminas y minerales, fibra, hidratos de carbono y fitoquímicos. Su consumo está asociado con mucho beneficios para la salud, incluyendo la prevención de ciertos tipos de cáncer, problemas cardíacos e hipertensión. La patata, a pesar de ser una buena fuente de hidratos de carbono, no ha de incluirse en esta regla de las 5 veces al día. Si pueden entenderse como “unidad” un vasito de zumo de frutas natural o una cucharada de frutos secos.

6. Prueba otras técnicas culinarias

Y guarda la sartén y la freidora en el rincón de las cosas que nunca usas. Los alimentos fritos absorben demasiado aceite, aumentando la cantidad de grasas de tu dieta de una forma astronómica. Desde ahora, evita los fritos, y si, algún día deseas permitirte el capricho, la mejor opción es el aceite de oliva de buena calidad.

La plancha, el grill, la olla a presión, el horno, los guisos, estofados son deliciosas opciones para las que no necesitamos aceite, o una mínima cantidad para darle un toque de sabor.

7. Buenas grasas Si, malas No

Todas las grasas son altas en calorías, por lo tanto, producirán una ganancia de peso si se consumen en exceso. Pero las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas tienen beneficios para la salud. Nuestro cuerpo no debe padecer déficits de las mismas. El problema radica en que nuestras dietas generalmente nos aportan altos niveles de “malas” grasas saturadas, en vez de las grasas anteriormente mencionadas.

Fuentes de ácidos grasos monoinsaturados: aceite de oliva, aguacate. El aceite de oliva es la mejor opción para las frituras, dado que es el que menos se daña por acción del calor.

Fuentes de ácidos grasos poliinsaturados: aceite de girasol y de maíz de buena calidad. Omega-3 y Omega-6 son poliinsaturados y los encontramos en los aceites de pescado, frutos secos oleaginosos y semillas.

8. Cocina para ti, regálate salud

Evita los alimentos procesados o “para llevar” los alimentos procesados generalmente están repletos de sal, azúcares y grasas saturadas y trans. Suelen ser alimentos con calorías vacías que no nos aportan nutrientes, y llenos de aditivos.

9. Elimina azúcares y sal

Es un hecho el que muchos de nosotros comemos sal y azúcares en demasía. Los alimentos azucarados contribuyen a la obesidad, un mal de nuestra época.

Aunque nuestro cuerpo necesita azúcar como fuente de energía, también puede conseguir esta energía de los azúcares de las frutas, cereales, legumbres, etc. Por lo tanto, hemos de sustituir nuestros tentempiés azucarados por una pieza de fruta o un puñadito de frutos secos, o bien, optar por snacks bajos en azúcar y grasa.

La sal puede contribuir a un aumento de la presión arterial, aumentando el riesgo de problemas cardíacos. Prueba los alimentos antes de añadirles sal ¡te sorprenderás de que muchas veces no necesitan más!

10. Legumbres, legumbres y más legumbres

Fuente excepcional de fibra soluble que ayuda a bajar los niveles de colesterol. Por su cantidad de proteínas, si las mezclamos con cereales se convertirán en una alternativa a la carne y los productos de origen animal ricos en grasas, principalmente saturadas.

Los cereales preferiblemente han de ser integrales, y si llevan semillas, su sabor será exquisito. Si añadimos a nuestra dieta este tipo de cereales, la estaremos aportando nutrientes que hubieran perdido durante el proceso de refinado hasta convertirlos en “no- integrales”.

M. Lagunilla.

Fuente: eDiets.com

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte


10 TRUCOS, ADELGAZA SIN ESFUERZO

noviembre 29, 2009

¿Quieres perder peso y no sabes como?, ¿las dietas han dejado de funcionarte?, ¿odias ir al gimnasio?… No te preocupes y anota estos consejos para deshacerte de esos kilitos de más sin sacrificio.

Te has planteado cien mil veces hacer dieta. Sabes que necesitas perder peso pero todos tus esfuerzos resultan en balde, y es que las buenas intenciones no sirven de nada.

Si quieres perder peso y no sabes como, si las dietas han dejado de funcionarte, si odias ir al gimnasio…

A continuación te proponemos unos truquillos para bajar de peso sin darte cuenta y ¡luce un cuerpo espléndido en esta temporada primavera/verano!

La 10 reglas de oro para adelgazar sin esfuerzo

¡Presta atención y olvídate de las drásticas dietas que te hacen sufrir!

1) Frigorífico 100% sano

Empieza a cuidarte por la nevera. Deshazte de los dulces, de los fritos, de los congelados… y evita así la tentación. Ahora cuando te pique la gula… en tu frigorífico encontrarás frutas, verduras, pescado, lácteos…

2) Haz 5 comidas al día… ¡no te saltes ninguna!

Destierra el mito de adelgazar sin comer. Es un error que además pone en peligro tu salud. Para que una dieta sea efectiva debes realizar cinco comidas diarias: desayuna bien, come algo ligerito a media mañana, no te pases en la comida, por la tarde haz un tentempié y cena light. El secreto está en que tu organismo quema mejor las calorías poco a poco que cuando se hacen pocas comidas y muy copiosas.

3) Indispensables las proteínas… ¡Son tus aliadas!

Olvídate de comer solo una ensalada, pues al cabo de dos horas volverás a tener hambre. Las proteínas son necesarias para quemas las grasas así que no te olvides de ella. Hazle un hueco en tu dieta a los pescados, aves, carnes como el pavo o el pollo, los huevos, yogures y queso fresco.

4) Las frutas y las verduras… tus mejores a amigas

Recuerda que cinco es el número mínimo de raciones de frutas y verduras que deberías ingerir al día para seguir una dieta sana y equilibrada. Además, tienen muchos beneficios, y te ayudará a combatir enfermedades cardiovasculares, transtornos digestivos…

5) Platos de postre… ¡Ojo con las raciones!

Para no pasarte con las raciones utiliza los platos de postre. Al ser más pequeños cabrá menos cantidad de comida aunque los verás muy llenos. Sin darte cuenta comerás menos con la sensación de comer más.

6) La sopa y la ensalada… tus platos estrella


Ingerir líquido corta el hambre ya que te llena más rápidamente a la vez que se absorven menos calorías. Así que esta temporada ya lo sabes, hazte una experta de las sopas y de las ensaladas.


7) No renuncies al chocolate… ¡Un placer permitido!

Ojo con los postres. Comer un helado o una onza de chocolate no te va hacer daño. Eso sí, no te pases. Son caprichos que puedes darte de vez en cuando.

8 ) Si tienes hambre, bebe agua

Es indispensable ir siempre acompañada de una botella de agua. Lo recomendable es beber dos litros al día para no retener líquidos. Un secreto: bebe un vaso de agua antes de cada comida, te llenará y sin darte cuenta comerás menos. Pero además, cuando te entren las ganas de picar algo… bebe agua. Funciona y evitarás tener remordimientos.

9) Dieta fuera de casa

Estar de dieta no tiene porque suponer una tortura. Puedes salir igual a comer fuera de casa. El secreto está en que antes de salir comas algo como una pieza de fruta, un yogurt… así matarás el gusanillo del hambre y tendrás menos apetito. Y por si fuera poco, te ahorrarás dinero. Si es que no hay mal que por bien no venga.

10) ¿Odias el gimnasio?

Sabes la importancia de hacer ejercicio pero aunque te hayas apuntado cien mil veces al gimnasio nunca vas. Eso de sudar no va contigo pero te damos algunos truquillos para moverte sin notarlo: No cojas el ascensor, sube por las escaleras, oblígate a andar cada día, al menos media hora. O si tu trabajo no está muy lejos, pasa del autobús y ves caminando.

Fuente:  Nosotras.com

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte


MANTEN TU PIEL NATURAL

noviembre 13, 2009

Por años y años rara vez pensamos en las arrugas hasta que se reflejan en el espejo y es tarde para prevenirlas. La obsesión por corregirlas con productos de acción rápida de resultados visibles instantáneos, nos revela que la prevención no ha sido parte de nuestra cultura. Y sin embargo la prevención es la clave para minimizar los signos del envejecimiento del órgano más grande de nuestro cuerpo, la piel.

Aunque la forma en que cada uno envejece se debe en gran parte a factores genéticos, el aceleramiento de este proceso también es causado primordialmente, por algunos malos hábitos como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y una mala nutrición. Además nos afectan el estrés, la contaminación ambiental, la exposición excesiva al sol sin ninguna protección y la falta del hidratante más importante, por lo menos dos litros de agua pura diariamente.

Los productos para el cuidado de la piel realmente pueden ayudar, pero debemos elegir lo adecuado para cada quien con mucho cuidado. Principalmente tenemos que considerar el grado del Filtro de Protección Solar que ofrece el producto (en inglés SPF de 15 o más), los ingredientes que contiene y el tipo de piel que tenemos (seca, grasa o mixta). Tu piel natural con ayuda de la naturaleza.

Los expertos en el cuidado de la piel nos informan de los beneficios de los antioxidantes, los radicales libres, los alfahidroxiácidos, el retinol, el colágeno y los filtros ultravioleta entre muchas otras cosas, descubiertas o elaboradas en el laboratorio para la fabricación de cosméticos. No hay razón para posponer la batalla contra las arrugas, las manchas y otros problemas de la piel.

Con un producto correctivo o reparador, vemos rápidamente un notable y dramático mejoramiento de la piel, pero con un producto protector, los resultados no son inmediatos ni necesariamente obvios instantáneamente “pero” si lo usas hoy, dentro de algunos años lucirás más joven, habrás prevenido los signos del envejecimiento“.

La mayoría de las cremas y lociones ayudan a mejorar la piel reseca porque contienen ricos humectantes, pero si tu piel es más bien grasosa, busca una fórmula sin aceites. Y si tu piel es excesivamente seca, lo mejor es optar por la crema en lugar de una loción.

Siguiendo la idea de proteger y prevenir en vez de corregir, nunca se es demasiado joven para comenzar a cuidar nuestra más preciada vestimenta, la que traemos de nacimiento y no podemos cambiar como cambiamos nuestro guardarropa.

Mirarse en el espejo es casi un reflejo condicionado por la satisfacción de encontrarse con la belleza. Pero solo hasta que el espejo nos devuelve nuestro retrato, reflejando todos los descuidos por la falta del compromiso para conservarnos, nos volvemos precavidos con el sol o evitamos las exageradas carcajadas y las cambiamos por discretas sonrisas.

Procuramos no hacer gestos y expresiones que dejen su huella en nuestra cara, y nos volcamos a comprar cualquier cosa que prometa borrar el tiempo y nuestro descuido. Nos untamos lo que sea, e incluso arriesgamos nuestra vida y nos endeudamos con la cuenta de una cirugía plástica.

La naturaleza es la fuente de la belleza” dice el botánico francés Yves Rocher, quien desde que creó su primer laboratorio de elaboración de cosméticos, hace cuarenta años, nunca ha perdido de vista que el cuidado de la belleza es más efectivo cuando se trabaja naturalmente en armonía con la piel.

Si Ponce de León realmente hubiera descubierto la “fuente de la eterna juventud” no tendríamos que preocuparnos. Mucho menos de saber que las mujeres envejecemos más rápidamente que los hombres, o cuando menos se nos nota más la edad que a ellos, debido a los diferentes cambios hormonales que experimentamos desde que somos adolescentes, pasando por el embarazo hasta llegar a la menopausia.

Una vez que la menopausia arriba, muchas mujeres padecen de cambios como la disminución en la producción de aceites naturales de la piel, pérdida de la elasticidad, y una reducción significativa en el proceso de rejuvenecimiento por falta de regeneración de las células de la epidermis. Dependiendo de la edad, los factores de la herencia y el estilo de vida, el proceso de envejecimiento será más rápido o más lento.

Envejeceremos de cualquier manera, pero viviendo y manteniendo un estilo de vida saludable a través de los años, incrementamos nuestras oportunidades de un equilibrio más completo, especialmente cuando se trata de nuestro órgano más visible, nuestra piel.

Si sabemos elegir el producto apropiado en cada caso, cualquiera de nosotros puede tener una buena complexión y una apariencia hermosa a cualquier edad. La clave es proteger y prevenir para no tener que lamentar, pero sobre todo es indispensable ser disciplinado y constante.

Fuente:  La Opinión

…………………………………………………………………………………………………

Te invitamos a conocer la línea de productos naturales para el cuidado de la piel de la marca Herbalife:

Para el cuidado diario
Soluciones específicas
Revitalizadores de la piel
Línea Premium Anti-Age

Marca y Comparte


PREPARATE PARA EL VERANO

noviembre 7, 2009

Llegó la hora de la ropa de baño, ya está empezando a hacer calor por momentos y esto nos obliga a usar ropa más ligera y dejar atrás los sueters, chaquetas y abrigos. También pone en evidencia si nos hemos cuidado durante el invierno, que por lo general no es así.

Estamos virtualmente a un paso de la llegada del verano, lo que implica sol, playa y actividades al aire libre, que dice el peso al respecto. Tomemos en cuenta que también se acerca la navidad y las fiestas navideñas están llenas de preámbulos y reuniones como almuerzos, cenas, brindis y demás, cualquier excusa es buena para sentarse a comer, lo que pone en riesgo nuestros planes de todos los lunes (empezar la dieta).

Qué debemos hacer entonces?, la última opción es resignarse.
Es importante primero hacer una evaluación de lo que queremos hacer y definitivamente proyectar cuantos kilos quiero perder en un determinado tiempo, nada que sea de última hora, todavía estamos a tiempo, pero fijemos metas realistas y metas que no pongan en estrés al cuerpo.

He aquí 5 tips que ayudarán a lograr y mantener los resultados alcanzados.

Tip Nro. 1: Dejar los antojos – Si bien es cierto hemos estado comiendo de más y los chocolatitos han sido en varias ocasiones los culpables, el primer paso es dejar de comer lo que nos aporte calorías extras, esto podría significar entre 300 a 500 calorías diarias, esto se traducirá en aproximadamente medio kilo a la semana si caemos en tentaciones y antojos.

Tip Nro. 2: Escoger la dieta adecuada – No existe una dieta mágica que nos ponga en un mes en el peso (salvo que tengas 3 kilos de más). El proceso de pérdida de peso resulta para el organismo en una fuente de estrés, puesto que si hacemos una dieta agresiva, el cuerpo se defenderá contra esta, ocasionando primero resistencia y luego rebote, el peso tendrá muchas fluctuaciones y será difícil conservar el peso alcanzado. Debemos recordar que cada intento frustrado va en nuestra contra para la siguiente vez. La dieta adecuada debe ser lógica, no debe dejarte con hambre y debe tener varias comidas balanceadas y todos los grupos de alimentos, no sólo proteínas o grasas, de preferencia supervisada.

Tip Nro. 3: Comer más veces y tomar aguaComer más veces en el día aumenta el metabolismo, quema calorías y te quita la ansiedad puesto que virtualmente comes a lo largo del día y llegas a las comidas principales sin tener hambre. No bajes el número de tus ingestas, esto ocasionará el efecto contrario y comerás con ansiedad. Es importante comer media mañana y media tarde. El agua es también importante, debes tomar 2 litros diarios, 1 vaso por hora hasta completar los 8 vasos, no es tan difícil.

Tip Nro. 4: Asesórate antes de tomar pastillas – Si estás coqueteando con la idea de tomar alguna de esas pastillas mágicas que hay en el mercado, ya sea de las que se ofrecen por tele o esas del Dr. “X” que tu amiga tomó, toma en cuenta que pueden poner en peligro tu salud, este tipo de cosas no son para todas las personas, algunos preparados tienen sustancias que elevan la función de tu hormona tiroidea y esto a largo plazo podría dejarte con hipotiroidismo (baja función de la glándula). Las soluciones desesperadas no son las duraderas. Sin embargo en el mercado hay opciones serias (productos elaborados con el respaldo de un laboratorio que hace investigación) que podrían ayudarte, siempre con la recomendación de tu médico.

Tip Nro. 5: Camina – Caminar es una de las actividades físicas más eficientes para perder peso. Si tienes el tiempo y el dinero para entrar al gym, en buena hora, pero si sólo cuentas con 30 minutos, puedes optar por caminar. Caminar es una actividad cardiovascular, lo que hace que tu latido cardíaco sea bajo y esto permite quemar eficientemente calorías de grasa, no forma músculo y te baja el hambre, es una actividad de bajo impacto (no hay tanto daño en tus articulaciones como cuando corres) y además reduce tu estrés y te ayuda dormir, sin mencionar el beneficio para tu corazón. Recuerda que no se trata de bajar alocadamente, un ritmo de 3 a 4 kilos por mes es adecuado, no pone a tu cuerpo en estrés y es algo lograble.

Fuente: Laive Salud
Autor: Dr. Arnaldo Hurtado

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte


LA IMPORTANCIA DEL AGUA

agosto 18, 2009

Se dice todo el tiempo que hay que beber dos litros de agua todos los días pero, ¿esta bien que todos tomen esta cantidad?

La regla de beber dos litros diarios es simplemente una guía general que proviene de una vieja investigación que establecía que era necesario ingerir 1 ml. de agua por cada caloría que se consume.

Si seguimos una dieta de 2 mil calorías entonces deberíamos beber 1.8 litros al día. Sin embargo, para calcular las necesidades de líquido de manera más precisa hay que tomar en cuenta tus medidas, el nivel de actividad y la temperatura del aire (si, la temperatura también).

Por ejemplo, es lógico que vas a necesitar más hidratación cuando la temperatura sea muy alta o muy baja y cuando se realicen ejercicios fuertes. Posiblemente los hombres también necesiten más agua que las mujeres porque usualmente tienen una mayor masa muscular.

Aproximadamente de 55 a 75% de nuestro peso corporal está formado por agua. Si perdemos sólo de 1 a 2% del agua de nuestro organismo el rendimiento atlético puede verse afectado. Si perdemos más del 10% del volumen de agua corporal podría sobrevenir una termoplejía o un golpe de calor. Es fácil darnos cuenta de lo esencial que es mantener un equilibrio en los fluidos, particularmente los atletas.

No es sólo para ir al baño

El agua es uno de los componentes más importantes del cuerpo humano: regula la temperatura del organismo, protege los órganos vitales proporcionándoles sostén y ayuda al sistema digestivo.

El 75% de los tejidos musculares y el 25% de los tejidos grasos están formados por agua. Aparte también transporta nutrientes y elimina desechos. No podríamos sobrevivir más de una semana sin agua. Justamente por estos motivos, todos los días debemos consumir la cantidad que perdemos en nuestras actividades básicas.

Una hora de ejercicios puede hacer que perdamos más de un litro de agua en forma de sudor, dependiendo de la intensidad y de la temperatura del aire. Por eso, si no estamos bien hidratados, el cuerpo no se puede enfriar de forma adecuada y empezamos a sentir los efectos de la deshidratación. Esto puede ocurrir con mayor rapidez en los días húmedos porque la humedad del aire no permite que el sudor se evapore tan rápidamente.

¿Qué peligros existen si me deshidrato?

Cuando estamos deshidratados el cuerpo no puede enfriarse. Estos síntomas de la deshidratación son progresivos y empiezan con la sed, razón por la cual se dice que cuando empezamos a sentir sed, ya es demasiado tarde: ya estamos deshidratados. El próximo síntoma es la fatiga y posiblemente calambres, luego falta de coordinación, debilidad, delirio (agotamiento por calor o golpe de calor) y, finalmente, la muerte.

La mejor manera de evitar la deshidratación es seguir algunas reglas sencillas con respecto a la ingesta de líquidos. Un buen punto de partida es la regla de los dos litros al día.

Para asegurarnos que la ingesta de agua es adecuada, hay que vigilar el color de la orina. Cuando una persona está bien hidratada debe ser de color claro o transparente, a menos que estés tomando suplementos, los cuales oscurecen el color por unas horas después de haberlos ingerido.

¿Existen alternativas?

Debemos reconocer que beber agua todo el tiempo puede ser bastante aburrido (más allá de que algunos sean fanáticos). Pero tenés que acordarte que no todos los fluidos deben ser agua pura. Existen opciones mucho más ricas como las frutas, los jugos, las sopas y los vegetales.

Por ejemplo, media taza de lechuga contiene 95% de agua por peso y una papa horneada contiene 71% de agua. Incluso, el atún, el arroz, la pasta y el pollo tienen 70, 69, 66, y 65% de agua por peso respectivamente.

Los excesos, siempre, son malos

Aunque queramos estar bien hidratados, demasiado puede ser dañino. Los atletas que participan en eventos de gran exigencia, como por ejemplo maratones y triatlones, pueden correr el riesgo de beber demasiada agua, lo cual puede traer como consecuencia unos niveles de sodio bajos o diluidos en la sangre. Este trastorno se llama hiponatremia, que a pesar de ser poco común, puede ser grave.

Cuando un atleta compite por un largo período de tiempo pierde mucha sal a través del sudor. Si eso se combina con la ingesta de agua, el resultado puede ser demasiada agua y poco sodio”. Lo más preocupante es que los síntomas son muy parecidos a los de la deshidratación: náusea, fatiga, vómitos, debilidad, somnolencia y, en casos graves, hasta la muerte.

La mejor forma de evitar la hiponatremia y al mismo tiempo tener buena hidratación es siguiendo algunas recomendaciones sencillas:

* No restringir la ingesta de sal por unos días antes de la competencia, a menos que el médico indique lo contrario.

* Tratar de tomar bebidas deportivas con sodio al competir por más de una hora, sobre todo si el clima es caliente y húmedo.

Puede ser difícil tomar suficiente agua al principio, pero una vez que se crea el hábito se vuelve mucho más simple.

Para hacer que la transición sea más fácil lleva con vos una botella de agua adonde vayas. Eso sí, preparáte porque vas a tener que ir al baño varias veces al día, pero con el tiempo tu vejiga se acostumbrará.

Fuente: MinutoUno.com

Marca y Comparte


LA ERA DEL BIENESTAR

diciembre 26, 2008

Coca Cola, Ser, Terma y hasta Mc Donald´s arengan con las costumbres saludables. Son pocas las marcas que se despegan del nuevo mandato de buscar el equilibrio. Todas ofrecen algo más de lo que son y ya no se distingue muy bien cuando se habla de alimentos o de medicamentos. El consumidor lo vive como una oferta aliviadora pero también lo angustia saber que siempre le falta algo para estar bien. Un informe de TNS Gallup se mete de lleno en la problemática de la nueva prédica de los marketineros y Constanza Cilley, Directora de Investigación de la consultora, detalló a Infobrand hasta dónde se está llegando con esta tendencia.

La invitación hablaba de un seminario de “wellbeing”, o sea, de “estar bien” o de “bienestar”. Y el lugar elegido para la presentación de TNS Gallup no fue casual. La cita fue en Tea Connection, un bar ubicado en el cada vez más poblado Puerto Madero. Se presentan como “deli & tea house” y allí el té verde, el arroz yamaní y el veggie roll son tan populares como un “cortado”. Sus folletos de presentación son casi un “manifiesto” de pureza. Se declaran libres de Tacc, libres de conservantes y saborizantes y aún dicen “suspirar al abrir una lata de té”. Justamente, entre medio de los tés antioxidantes y los budines de banana con arándanos y degustando aguas saborizadas, Constanza Cilley, detalló de que se trata esta tendencia de pregonar “el bienestar”.

¿Moda, tendencia o necesidad? De esto habló Cilley, la analista de TNS Gallup que comandó la parte argentina de este estudio global encarado por la consultora. “El wellbeing es una tendencia muy abarcativa y fuerte que no reconoce fronteras, además hoy los gobiernos son concientes de que les conviene preocuparse por el bienestar porque así se reducen los gastos en salud y eso mejora las finanzas”.

Y eso desembarca con fuerza en el mundo de las marcas. Ni más ni menos que Coca Cola, la marca más emblemática del mundo, bautizó a su última campaña con el slogan del “bienestar emocional”. La gaseosa organizó un seminario y un taller para debatir esta problemática y etiquetó todos sus productos con la nueva prédica. Mc Donald´s, el clásico del fast food, hace rato se subió al ralentamiento. Ensaladitas, manzanas y pechugas crispy se codean con las antológicas “cajitas felices”. La marca Ser ya es un símbolo del “cuidado” y prácticamente abrió un nuevo imaginario en torno al consumo y la saludabilidad. Y así le siguen Activia, con su adiós al tránsito lento, y Actimel, que personifica la barrera contra todos los gérmenes. Desde otro rubro, Terma supo aggiornarse y dejó de ser una bebida para gente grande casi de tercera edad convirtiéndose en una opción totalmente enrolada en la nueva era de las hierbas saludables. Es dificil encontrar un discurso disonante, salvo el que pregona Burger King que últimamente anda ufanándose de su sandwich de cuatro hamburguesas apiladas con efecto “stacker”, como si celebraran estar libres para ocupar el territorio del cual otros huyen espantados.

Dame más

“Lo más saliente de esta etapa es que se desdibujan los límites entre las categorías, hoy hay que repensar la competencia ya que los lácteos pueden estar entrando en el mismo terreno que los laboratorios, tanto una aspirina como una leche fermentada ofrecen soluciones por igual” resaltó la analista de TNS Gallup. Y sí, la batalla contra las gérmenes hoy la encaran los antibióticos tanto como los limpiadores multiuso o las leches multifuncionales.

Los productos son funcionales a muchas cosas, ya no basta con que cumplan con lo básico, tienen que dar algo más y servir para el engranaje general del tan ansiado “sentirse bien”. Por eso se habla del plus, de todo aquello que ofrece por arriba de lo esperable. Aparecen protagonistas con espíritu de superhéroes como el Omega 3 o los lactobacilus. Pero así como hablamos de la era plus deberíamos decir que también es la era del “sin”. Todo lo que tienen los productos es tan importante como todo aquello que no contienen. Las grasas trans, el sodio o el azúcar son los invitados menos deseados en el nuevo banquete del consumidor.

Valorar, más allá del saber

Entretanto, las marcas siguen sumando comunicaciones y acciones encaminadas a estar al ritmo del bienestar. La prédica de Coca Cola, que históricamente habló de la felicidad, retoma el tema pero desde un punto de vista supuestamente más profundo. Ya no es solamente una sonrisa al pasar sino todo un cambio de actitud, por eso se embanderan con el “bienestar emocional”. Se pasa de la superficie a la indagación, a la profundización porque con lo que se ve no alcanza, hay que pispear más profundo, hay que saber que no basta con “calmar la sed o darse un gustito pasajero”. De pronto, las maratones se convirtieron en un paraíso para las marcas que quieren ligarse a los nuevos preceptos de la vida sana. No se pondera tanto al ganador sino que se festeja el solo hecho de participar. La asociación con la salud es un tema necesario e inevitable.

Pero la vida urbana y globalizada nos empuja hacia un ritmo “sin parar” y por eso hay que cuidarse a cada paso. Las golosinas son posibles compuestos de vitaminas que nos permitirán seguir adelante, las bebidas nos energizan para no cabezear (como lo pone en evidencia el último comercial de V, la marca de Danone) cuando nos sorprende la modorra y ya quedan pocas excusas para no “cuidarse”. Hasta en los kioscos se consiguen ensaladas y ya no es raro ver desde facturas hasta alfajores en versión light. El consumo “on the go”, ese que nos sirve de tentenpie al paso, también está atiborrado de opciones saludables. El punto es que todo eso vale y desde TNS Gallup vieron que hay oportunidades. “Dos de cada tres entrevistados admitieron que están de acuerdo en que lo funcional valga más y están dispuestos a pagar más por este tipo de productos” aclaró Cilley.
Pero no hay que confundirse, “la gente no sabe mucho sobre el tema, hay desconocimiento de los nutrientes o vitaminas, salvo para lo básico como el hierro, el calcio o la vitamina C, no se puede ir mucho más allá” puntualizó la analista.

Y esta búsqueda del bienestar al cual todos parecemos impelidos también genera cierto estado de angustia. “Hay como un mandato del bienestar que genera algo de preocupación para los que no se cuidan, pero es evidente que hay un corrimiento del consumo y la gente aplaude la llegada de las aguas saborizadas que les compiten a las gaseosas, o las propuestas de Ser o Levité y hasta la concepción de la campaña de Dove que habla de la mujer real”, resaltó la experta.

La conciencia está pero no siempre hay buena información. “Un 77% se informa de lo que debe consumir o de qué es lo que conviene a través de los medios masivos, también importa mucho el boca en boca” concluyó el estudio de TNS Gallup.

En marcha dispar

Pero no siempre hay un compromiso cierto con el cambio de conductas. “Cuatro de cada diez argentinos hacen actividad física pero más de la mitad de los sectores de clase media baja y baja no practican” puntualizaron. El estudio comparado indica que en los países nórdicos casi todos están comprometidos con algún tipo de actividad física y eso supone un buen eslabón para hacer funcionar la cadena del bienestar. La obesidad aparece y se presenta como la enfermedad más grave del momento de las no transmisibles y mucho tiene que ver el ritmo de vida y los consumos. La prédica va llegando y la van conociendo todos los sectores pero sin duda es un tema que tiene más posibilidades de combatirse en los sectores medios y altos y en los países más desarrollados. Ese plus, tiene un precio y no todos pueden pagarlo.

Pero la conciencia llegó para quedarse. Ya es un hábito adquirido y de manera transversal el tema de leer las etiquetas de los productos para conocer los ingredientes. “La comida tiene otro rol porque más allá de ser fuente de placer hoy hay más conciencia del comer como hecho de salud o terapéutico por eso no suena tan raro el discurso de algunos productos que parecen medicamentos” declaró la experta de TNS Gallup.

Del pago

Sin generar ruido, también surge el culto a lo autóctono. “La globalización y la percepción mundial de temor que surgió después de fenómenos como la caída de las Torres Gemelas supusieron una vuelta a las raíces, entremedio de la angustia y el miedo lo autóctono que nos contacta más con la tierra y los orígenes nos brinda mayor tranquilidad” aseveró Cilley. Esto mismo puede verse reflejado en nuestro entorno cercano cuando observamos la cantidad de restaurantes y lugares de veneración de todo aquello que huela a natural y original. Es un mundo donde todo coexiste generando tensiones. Por un lado, la campaña de Dove apuntando a la mujer común, y por el otro lado, la vidriera de las colas y las lolas siliconadas.

Es un momento donde se quiere y se venera todo al mismo tiempo. Se pondera la belleza real pero se rinde culto a los cuerpos esculpidos por el láser, se habla del slow food y se corre a deglutir un almuerzo, se combate al cigarrillo y se mira con simpatía el consumo de porros, se pregona el autocontrol en el consumo de alcohol al tiempo que se endiosan los varietales.

Claro, no es lo mismo. Las privaciones cotidianas de grasas y azúcares se barren de un plumazo si el envase permite intuir que se está frente a un consumo de excelencia. En lo masivo hay que cuidarse pero al mismo tiempo surgen cada vez más espacios para incurrir sin culpa en algunos placeres sofisticados. El buen vino de alta gama o el puro guardado en los mejores humidificadores de la ciudad, no están bajo la mira. Lo que está en la picota es el consumo vulgar de grasas, de azúcares o de los males del momento. Algunos igual ya están de vuelta y también saben encontrar el placer de comerse una rebosante pizza de muzzarella en Guerrín.

Lo cool y lo popular se encuentran en la vuelta de la esquina porque lo que siempre fue originalmente grasoso y sabroso hoy puede recuperarse por obra y gracia de la ponderación a lo autóctono.

El concepto de bienestar surgió en los cincuenta, cuando se habló de salud como un concepto que no solamente indicaba ausencia de enfermedad, pero cada vez es más inclusivo. Ya no es privativo de un sector sino que va ganando espacio entre aquellos que antes se mantenían al margen. “Antes los intelectuales casi no se preocupaban por el aspecto físico o el cuerpo pero hoy ya está instalado que uno no solo vale por las ideas sino también por el cuerpo y los hábitos que dicen bastante acerca de cómo es uno” concluyó Cilley mientras terminaba de degustar su agua energizante de mango, pomelo y guaraná.

Fuente: Alicia Vidal / Infobrand

Marca y Comparte