¿POR QUÉ ENGORDAMOS?

diciembre 27, 2009

La respuesta es simple: la causa más común del aumento de peso es el comer más de lo que el cuerpo necesita. Sin embargo, diversas circunstancias en la vida también pueden contribuir al sobrepeso.

Rara vez es la obesidad el resultado de una enfermedad. Lo cierto es que la mayoría de las personas engorda porque ingiere más calorías de las que su cuerpo necesita. Y no sólo se trata de comer demasiado en términos de cantidad, sino también de calidad.

¿Qué es mejor, comer poco y con frecuencia o comer mucho y pocas veces?

La mayoría de los expertos en nutrición concuerda que lo recomendable es comer varias veces al día, en poca cantidad, y escoger alimentos bajos en calorías y ricos en nutrientes.

Cuando comemos pequeñas cantidades, con mayor frecuencia experimentamos menos hambre a lo largo del día, ya que transcurre poco tiempo entre comida y comida. De esta forma, resulta más fácil resistir la tentación de hartarnos entre comidas con alimentos de elevado contenido calórico, como dulces, galletas y frituras, o de llenarnos demasiado a la hora de comer.

¿Qué tiene que ver el metabolismo?

La cantidad de alimento que cada uno de nosotros necesita para realizar nuestras actividades, es decir, nuestras necesidades energéticas, está determinada por el metabolismo de cada individuo y por su nivel de actividad física. Por consiguiente, el metabolismo también se relaciona con la tendencia a engordar.

Aunque éste es muy similar en la mayoría de las personas, algunas poseen un metabolismo sumamente bajo, lo que significa que su necesidad calórica es inferior y necesitan comer menos que los demás.

Por el contrario, algunos individuos requieren de un consumo de calorías superior a lo normal debido a que poseen un metabolismo alto y pueden comer más que la mayoría de nosotros, sin engordar. Puede que estos últimos nos parezcan afortunados, pero debemos recordar que el hecho de comer más no necesariamente significa tener una buena nutrición.

Algunas causas del sobrepeso

La siguiente es una lista de posibles causas del sobrepeso. Si pesas demasiado, te invitamos a analizarlas, pues una de ellas podría ser la raíz de tu problema:

  • Herencia
    El factor genético juega un papel muy importante en el desarrollo de la obesidad, aunque ésta también puede originarse de una alimentación y hábitos poco saludables. Si tu familia tiene antecedentes de obesidad, haz un esfuerzo especial por alimentarte bien y seguir una rutina de ejercicios.
  • Comer por estrés, ansiedad, depresión, u otras emociones
    Muchas veces nos refugiamos en la comida para evitar enfrentarnos a emociones complejas o situaciones estresantes. Si te ves en esta situación, intenta encontrar otras soluciones para superar tus estados de ánimo. El ejercicio ayuda a liberarte del estrés y, de paso, quema calorías. Asimismo, la meditación u otro pasatiempo -y no la comida- te ayudarán a relajarte y superar los momentos difíciles.
  • Medicinas
    Existen varias medicinas, como los esteroides y la píldora anticonceptiva, que pueden contribuir al aumento de peso. Si sospechas que esta es la razón de tu problema, habla con tu médico sobre la posibilidad de cambiar la dosificación o el medicamento. Lo más importante: reduce el consumo de calorías y haz ejercicios con el fin de mantener tu peso.
  • Dejar de fumar
    Si dejaste de fumar hace poco, es posible que hayas subido algunas libras, ya que la nicotina incrementa el metabolismo de forma artificial y éste debe adaptarse a la falta de dicha sustancia; además, puede que los alimentos te estén sirviendo como sustitutos del cigarrillo.Para perder esas libras de más, cuando te asalten los antojos, debes procurar comer pequeñas meriendas que contengan pocas calorías, como una fruta fresca, un yogur o palomitas de maíz con poca grasa. Ante todo, piensa que engordar unas cuantas libras es mucho menos nocivo que fumar.
  • Tener un bebé
    Después del parto, la grasa acumulada durante el embarazo muchas veces no desaparece con la facilidad deseada. Es muy importante que comas alimentos balanceados, principalmente si decidiste amamantar a tu bebé.Para volver a tu peso anterior al parto, debes practicar algún ejercicio ligero y comer alimentos bajos en grasas y azúcares y ricos en proteínas y fibra. La lactancia también te ayudará a recuperar la línea porque la producción de leche reduce el depósito de grasas.

En forma, con el pasar del tiempo

A medida que transcurren los años, el peso tiende a acumularse gradualmente. Las personas mayores necesitan menos energía que las jóvenes porque su metabolismo basal es más lento y, además, suelen hacer menos ejercicio.

Para evitar que las libras se acumulen junto con los años, reduce paulatinamente la ingestión diaria de calorías y llevar una vida activa. No pretendas tener el cuerpo que tenías a los 18 años, pero sí concéntrate en llevar una vida saludable.

Fuente: MiDieta.com
Autora: Claudia M. González, MS, RD, LD/N

Marca y Comparte

Anuncios

10 TRUCOS, ADELGAZA SIN ESFUERZO

noviembre 29, 2009

¿Quieres perder peso y no sabes como?, ¿las dietas han dejado de funcionarte?, ¿odias ir al gimnasio?… No te preocupes y anota estos consejos para deshacerte de esos kilitos de más sin sacrificio.

Te has planteado cien mil veces hacer dieta. Sabes que necesitas perder peso pero todos tus esfuerzos resultan en balde, y es que las buenas intenciones no sirven de nada.

Si quieres perder peso y no sabes como, si las dietas han dejado de funcionarte, si odias ir al gimnasio…

A continuación te proponemos unos truquillos para bajar de peso sin darte cuenta y ¡luce un cuerpo espléndido en esta temporada primavera/verano!

La 10 reglas de oro para adelgazar sin esfuerzo

¡Presta atención y olvídate de las drásticas dietas que te hacen sufrir!

1) Frigorífico 100% sano

Empieza a cuidarte por la nevera. Deshazte de los dulces, de los fritos, de los congelados… y evita así la tentación. Ahora cuando te pique la gula… en tu frigorífico encontrarás frutas, verduras, pescado, lácteos…

2) Haz 5 comidas al día… ¡no te saltes ninguna!

Destierra el mito de adelgazar sin comer. Es un error que además pone en peligro tu salud. Para que una dieta sea efectiva debes realizar cinco comidas diarias: desayuna bien, come algo ligerito a media mañana, no te pases en la comida, por la tarde haz un tentempié y cena light. El secreto está en que tu organismo quema mejor las calorías poco a poco que cuando se hacen pocas comidas y muy copiosas.

3) Indispensables las proteínas… ¡Son tus aliadas!

Olvídate de comer solo una ensalada, pues al cabo de dos horas volverás a tener hambre. Las proteínas son necesarias para quemas las grasas así que no te olvides de ella. Hazle un hueco en tu dieta a los pescados, aves, carnes como el pavo o el pollo, los huevos, yogures y queso fresco.

4) Las frutas y las verduras… tus mejores a amigas

Recuerda que cinco es el número mínimo de raciones de frutas y verduras que deberías ingerir al día para seguir una dieta sana y equilibrada. Además, tienen muchos beneficios, y te ayudará a combatir enfermedades cardiovasculares, transtornos digestivos…

5) Platos de postre… ¡Ojo con las raciones!

Para no pasarte con las raciones utiliza los platos de postre. Al ser más pequeños cabrá menos cantidad de comida aunque los verás muy llenos. Sin darte cuenta comerás menos con la sensación de comer más.

6) La sopa y la ensalada… tus platos estrella


Ingerir líquido corta el hambre ya que te llena más rápidamente a la vez que se absorven menos calorías. Así que esta temporada ya lo sabes, hazte una experta de las sopas y de las ensaladas.


7) No renuncies al chocolate… ¡Un placer permitido!

Ojo con los postres. Comer un helado o una onza de chocolate no te va hacer daño. Eso sí, no te pases. Son caprichos que puedes darte de vez en cuando.

8 ) Si tienes hambre, bebe agua

Es indispensable ir siempre acompañada de una botella de agua. Lo recomendable es beber dos litros al día para no retener líquidos. Un secreto: bebe un vaso de agua antes de cada comida, te llenará y sin darte cuenta comerás menos. Pero además, cuando te entren las ganas de picar algo… bebe agua. Funciona y evitarás tener remordimientos.

9) Dieta fuera de casa

Estar de dieta no tiene porque suponer una tortura. Puedes salir igual a comer fuera de casa. El secreto está en que antes de salir comas algo como una pieza de fruta, un yogurt… así matarás el gusanillo del hambre y tendrás menos apetito. Y por si fuera poco, te ahorrarás dinero. Si es que no hay mal que por bien no venga.

10) ¿Odias el gimnasio?

Sabes la importancia de hacer ejercicio pero aunque te hayas apuntado cien mil veces al gimnasio nunca vas. Eso de sudar no va contigo pero te damos algunos truquillos para moverte sin notarlo: No cojas el ascensor, sube por las escaleras, oblígate a andar cada día, al menos media hora. O si tu trabajo no está muy lejos, pasa del autobús y ves caminando.

Fuente:  Nosotras.com

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte


PREPARATE PARA EL VERANO

noviembre 7, 2009

Llegó la hora de la ropa de baño, ya está empezando a hacer calor por momentos y esto nos obliga a usar ropa más ligera y dejar atrás los sueters, chaquetas y abrigos. También pone en evidencia si nos hemos cuidado durante el invierno, que por lo general no es así.

Estamos virtualmente a un paso de la llegada del verano, lo que implica sol, playa y actividades al aire libre, que dice el peso al respecto. Tomemos en cuenta que también se acerca la navidad y las fiestas navideñas están llenas de preámbulos y reuniones como almuerzos, cenas, brindis y demás, cualquier excusa es buena para sentarse a comer, lo que pone en riesgo nuestros planes de todos los lunes (empezar la dieta).

Qué debemos hacer entonces?, la última opción es resignarse.
Es importante primero hacer una evaluación de lo que queremos hacer y definitivamente proyectar cuantos kilos quiero perder en un determinado tiempo, nada que sea de última hora, todavía estamos a tiempo, pero fijemos metas realistas y metas que no pongan en estrés al cuerpo.

He aquí 5 tips que ayudarán a lograr y mantener los resultados alcanzados.

Tip Nro. 1: Dejar los antojos – Si bien es cierto hemos estado comiendo de más y los chocolatitos han sido en varias ocasiones los culpables, el primer paso es dejar de comer lo que nos aporte calorías extras, esto podría significar entre 300 a 500 calorías diarias, esto se traducirá en aproximadamente medio kilo a la semana si caemos en tentaciones y antojos.

Tip Nro. 2: Escoger la dieta adecuada – No existe una dieta mágica que nos ponga en un mes en el peso (salvo que tengas 3 kilos de más). El proceso de pérdida de peso resulta para el organismo en una fuente de estrés, puesto que si hacemos una dieta agresiva, el cuerpo se defenderá contra esta, ocasionando primero resistencia y luego rebote, el peso tendrá muchas fluctuaciones y será difícil conservar el peso alcanzado. Debemos recordar que cada intento frustrado va en nuestra contra para la siguiente vez. La dieta adecuada debe ser lógica, no debe dejarte con hambre y debe tener varias comidas balanceadas y todos los grupos de alimentos, no sólo proteínas o grasas, de preferencia supervisada.

Tip Nro. 3: Comer más veces y tomar aguaComer más veces en el día aumenta el metabolismo, quema calorías y te quita la ansiedad puesto que virtualmente comes a lo largo del día y llegas a las comidas principales sin tener hambre. No bajes el número de tus ingestas, esto ocasionará el efecto contrario y comerás con ansiedad. Es importante comer media mañana y media tarde. El agua es también importante, debes tomar 2 litros diarios, 1 vaso por hora hasta completar los 8 vasos, no es tan difícil.

Tip Nro. 4: Asesórate antes de tomar pastillas – Si estás coqueteando con la idea de tomar alguna de esas pastillas mágicas que hay en el mercado, ya sea de las que se ofrecen por tele o esas del Dr. “X” que tu amiga tomó, toma en cuenta que pueden poner en peligro tu salud, este tipo de cosas no son para todas las personas, algunos preparados tienen sustancias que elevan la función de tu hormona tiroidea y esto a largo plazo podría dejarte con hipotiroidismo (baja función de la glándula). Las soluciones desesperadas no son las duraderas. Sin embargo en el mercado hay opciones serias (productos elaborados con el respaldo de un laboratorio que hace investigación) que podrían ayudarte, siempre con la recomendación de tu médico.

Tip Nro. 5: Camina – Caminar es una de las actividades físicas más eficientes para perder peso. Si tienes el tiempo y el dinero para entrar al gym, en buena hora, pero si sólo cuentas con 30 minutos, puedes optar por caminar. Caminar es una actividad cardiovascular, lo que hace que tu latido cardíaco sea bajo y esto permite quemar eficientemente calorías de grasa, no forma músculo y te baja el hambre, es una actividad de bajo impacto (no hay tanto daño en tus articulaciones como cuando corres) y además reduce tu estrés y te ayuda dormir, sin mencionar el beneficio para tu corazón. Recuerda que no se trata de bajar alocadamente, un ritmo de 3 a 4 kilos por mes es adecuado, no pone a tu cuerpo en estrés y es algo lograble.

Fuente: Laive Salud
Autor: Dr. Arnaldo Hurtado

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte


TRUCOS POPULARES PARA ADELGAZAR

mayo 30, 2009

  • No te obsesiones, o terminaras pensando en comida todo el día.
  • Toma mucha agua, al levantarte llena una jarra de agua de 2 litros y cuando te acuestes asegúrate que te la tomaste toda.
  • Evita lo más posible los refrescos.
  • Tomate un vaso de agua caliente, con limón en ayunas, por varios días.
  • Empieza a quitarle 2 cucharadas a tus comidas diarias.
  • Si te comes barra de pan diaria empieza a comerte solo media.
  • No comas nada después de las 6 de la tarde.
  • No te saltes ninguna comida.
  • Evita los postres lo más posible.
  • Si no puedes dejarlos totalmente, come una o dos cucharadas para la tentación y déjalo.
  • Haz el propósito de caminar todos los días, 10 o 20 minutos a paso rápido.
  • Encoje o aprieta la barriga todo el día, al principio cuesta mucho pero luego te acostumbras y no lo sientes.
  • Cuando hagas la limpieza de tu casa, ponte una faja, o plástico alrededor de la cintura, para moldearla.
  • Con una botella de vidrio, date un masajito en la cintura todos los días.
  • Al levantarte estira tus manos al techo por 100 veces es muy fácil, rápido y efectivo.
  • Come solo la mitad de la carne, que acostumbras comer todos los días.
  • Deja de comer sal, y azúcar, son malísimas para la figura y la salud.
  • Tomate un café sin azucar una hora antes de hacer ejercicio, para aflojar la grasa.
  • Come menos comidas con almidón, como las patatas, el arroz.
  • Si vas a un restaurante de comida rápida, procura comprar la hamburguesa de pollo sin patatas, y solo medio vaso de refresco.
  • Evita este tipo de restaurantes.

Fuente: MujerGlobal.com

Marca y Comparte


¿PORQUE NO ADELGAZO SI HAGO DIETA?

marzo 1, 2009

Existen varios motivos que te pueden impedir bajar de peso mientras haces dieta, entre ellos que tengas un metabolismo muy lento, muy poca actividad física, ideas incorrectas de como combinar los alimentos, reducir mucho la ingesta de comida o incluso algún problema orgánico como de tiroides.
Para bajar de peso no necesitas comer poco.

La mayoría de las mujeres asocia la palabra dieta con comer poco y dieta en realidad se refiere al tipo de régimen alimenticio que estamos llevando.

Comer poco para bajar de peso por lo general es un arma de doble filo ya que si se logra bajar de peso, este se recupera en cuanto volvamos a nuestro régimen normal e incluso es posible que aumentemos mas aún de peso y por otro lado debilitamos a nuestro organismo ya que al comer poco no podemos entregarle el aporte nutritivo que el cuerpo necesita para todas sus funciones.

Una dieta baja en calorías o hipocalórica puede volver nuestro metabolismo mas lento, ocasionando, a la larga un aumento de peso. El cuerpo es inteligente y si durante periodos prolongados de tiempo recibe una alimentación deficiente o pobre el cuerpo aprende a reservar grasas adicionales ya que asume que tiene que estar provisto a los periodos de ayuno y baja alimentación.

La mejor manera de acelerar el metabolismo es comer cada cuatro horas con un máximo de 6 comidas al día (3 fuertes, 3 ligeras) reservando la última comida al momento de dormir (un yogurt o fruta ) de esta manera evitamos que el organismo genere azúcar durante las horas de sueño.

Para adelgazar no hay que pasar hambre:

Cuando nos damos cuenta que debemos bajar de peso es imposible no pensar en que vamos a pasar hambre, pues bien, eso no es necesario, lo que debemos pensar es que en lugar de pasar hambre vamos a dejar de comer alimentos que no favorecen nuestra condicion y vamos a comer más para no tener ganas de comer alimentos ricos en azúcares y grasas. Es importante desechar la creencia de pasar hambre ya que esta sola idea detona la ansiedad.

Después de los 30 el metabolismo se vuelve mas lento:

Pasado los 30 años es normal tener cambios hormonales que vuelven mas lento el metabolismo, este cambio vuelve a ocurrir después de los 50, entonces es necesario tomar medidas para evitar el aumento de peso en estas etapas, para ello te recomendamos ver la antidieta.

Si llevas una buena alimentación, sin excesos de bebidas, grasas, azúcares o alcohol, junto a una buena actividad física y te encuentras libre de estados de estrés y así y todo no logras bajar de peso incluso por el contrario empiezas a engordar entonces te recomendamos hacerte un chequeo médico ya que hay veces que se ocasionan ciertos desajustes a niveles hormonales y por lo general estos desarreglos provocan el aumento de peso.

Fuente: SuperNatural.com

Marca y Comparte


COMER PARA ADELGAZAR

febrero 8, 2009

El verano es una época tan buena para quitarse kilos de encima como cualquier otra, siempre que el peso ideal a alcanzar sea factible y el método sea saludable.

En pocas ocasiones dos palabras y dos conceptos tan inversos “comer y adelgazar” se han conjugado con un mismo objetivo: no arriesgar la salud de nadie que desee perder peso. Se puede, y conviene, comer para adelgazar. Con ello, se podrá eludir que el deseo tan fuerte de que la báscula se detenga en el número soñado desemboque en una auténtica obsesión por perder kilos que deje el bienestar en un segundo plano. Ésta es, además, la mejor manera de garantizar que la persona no sufra el temido efecto rebote o efecto yo-yo, es decir, la imposibilidad de mantener la pérdida de peso y la vuelta no deseada de los kilos que habían desaparecido.

No es suficiente tomar menos calorías, es necesario aprender a adelgazar, eliminar conductas o comportamientos que nos llevan a engordar o que dificultan el adelgazamiento. Hay que ser conscientes de que, por el alocado estilo de vida imperante, el establecimiento de hábitos a medio y largo plazo es el principal problema para muchas personas cuando se plantean reducir su peso. Adelgazar siempre requiere un cambio en el estilo de alimentación y de vida que debe ir más allá de los días o los meses en que se inician los nuevos hábitos alimenticios, y por tanto más allá de lo que se entiende como “operación bikini” o “estar a dieta dos meses“. El verano es, precisamente, una época crítica para consolidar la apuesta de “comer para adelgazar”. Para ello, hay que asentar también en la rutina diaria estival pautas sobre qué, cómo y cuándo comer.

  • Qué comer: Las frutas, hortalizas y verduras típicas del verano comparten las mismas características: tienen mucha agua y fibra, por eso llenan rápido, y sus pocos azúcares aportan dulzor y pocas calorías. Además, se pueden tomar refrescos y helados bajos en calorías. La carne, el pescado y los huevos se pueden reservar para la noche y dejar para el mediodía platos combinados donde abunden los vegetales y no tanto las proteínas. Por ejemplo, una ensalada de pasta con variedad de hortalizas y un huevo duro troceado; un gazpacho de entrante y una paella de la huerta; un tomate en ensalada con queso fresco y orégano acompañado de un plato de legumbres con arroz. De postre, una buena opción es una infusión o un café sin azúcar. Incluso se puede reservar una pieza de fruta o un yogur desnatado para comerlo entre horas.
  • Cómo comer: Comer despacio y masticar bien tiene la ventaja de que se come menos debido a la sensación de saciedad.
  • Cuándo comer: Es saludable y conveniente romper el ayuno entre una comida y otra si pasan más de cuatro horas. Así se alivia el malestar que produce la sensación de tener hambre y la ansiedad que genera el “no poder comer”. Ser comedido con los alimentos azucarados y no concentrarlos en una comida ayuda a mantener estable la glucemia, de manera que no se fabricarán grasas inoportunas a partir de los azúcares extra. Pensar con sentido común, sin renunciar siempre a lo más apetecible, hace que la persona se sienta más cómoda y tranquila en seguir su dieta.

Sprint final: perder volumen

Tanto las personas que ya llevan varios meses haciendo dieta y se encuentran en el tramo final, como los que se acaban de comenzar deben tener presentes tres cambios dietéticos muy efectivos para reducir volumen corporal en el sprint final: dieta hiposódica, suficiente hidratación y menos fibra y alimentos flatulentos.

  • Dieta hiposódica:
    • Eliminar la sal de adición y sustituirla por formas alternativas de condimentación con hierbas aromáticas y adobos.
    • Escoger más alimentos frescos y prescindir de los alimentos procesados, habitualmente con exceso de sal.
    • Prescindir de aceitunas, precocinados, salsas, patatas fritas y similares, embutidos, conservas, galletas o cereales de desayuno.
  • Suficiente hidratación: Beber dos litros de agua al día y ayudarse de infusiones, granizados, zumos y caldos naturales. Es la manera de que los riñones limpien de impurezas el organismo, al mismo tiempo que se evita la retención de líquidos.
  • Menos fibra y menos alimentos flatulentos. Es conveniente disminuir el consumo de alimentos integrales, ricos en fibra, y reducir o eliminar temporalmente el consumo de verduras flatulentas (alcachofas, pimientos, cebollas, pepinos) y de hortalizas como la lechuga en ensaladas. El motivo de estos últimos cambios, muy puntuales para no desequilibrar a la larga el plan dietético, es que favorecen la formación de gases con la consiguiente e inoportuna hinchazón abdominal.

Vencer las dificultades

…el problema está en que: Qué hacer…
El cuerpo me pide algo dulce Saboree el dulce de alimentos naturalmente azucarados: frutas, zumos, batidos de fruta y leche o yogur desnatados. Elija los refrescos light, los alimentos sin azúcar y sin fructosa, y utilice sacarina u otros edulcorantes similares sin calorías. Selecciona el chocolate que tenga como mínimo un 80% de cacao porque contiene menos azúcar y aporta menos calorías. Las infusiones dulzonas de regaliz y melisa calman la apetencia por el dulce.
Como pero no me lleno Tome entre horas alimentos ricos en fibra soluble como frutas, un puñado de frutos secos o galletas de avena. Esta fibra se hincha en el estómago y genera saciedad, la misma sensación que se produce cuando se toma la fruta al principio de la comida. Antes de tomar preparados comerciales de fibra hay que consultar con un especialista. Él será la persona apropiada para recomendarle el tipo de producto, la dosis y el momento adecuado de tomarlo.
Salgo a tomar algo con los amigos Antes de pedir algo sólido tome un buen vaso de agua, así se hinchará el estómago y le calmará el hambre. Elija alimentos hipocalóricos: bebidas sin calorías como el agua, infusiones, café o té sin azúcar, refrescos light, gaseosa; o bebidas con pocas calorías como los zumos de frutas, de tomate, caldos, horchata y cerveza sin alcohol. Tenga a mano caramelos y chicles sin azúcar. Como picoteo, piense en las vinagretas que no sean aceitunas como pepinillos y cebolletas, los pinchos vegetales con poca mayonesa o los montaditos de atún y huevo.

Demasiado sobrepeso

La última Encuesta Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Consumo publicada en el mes de abril revela que el 44,4% de los hombres y el 30,3% de las mujeres de 18 y más años tienen sobrepeso. Además, un 15,5% de los hombres y un 15% de las mujeres presenta un Índice de Masa Corporal (IMC) considerado como obesidad. Indica también el estudio que el 8,8% de los hombres y el 12,5% de las mujeres sigue algún tipo de dieta especial.

Fuente: Consumer.es

Marca y Comparte


LA ERA DEL BIENESTAR

diciembre 26, 2008

Coca Cola, Ser, Terma y hasta Mc Donald´s arengan con las costumbres saludables. Son pocas las marcas que se despegan del nuevo mandato de buscar el equilibrio. Todas ofrecen algo más de lo que son y ya no se distingue muy bien cuando se habla de alimentos o de medicamentos. El consumidor lo vive como una oferta aliviadora pero también lo angustia saber que siempre le falta algo para estar bien. Un informe de TNS Gallup se mete de lleno en la problemática de la nueva prédica de los marketineros y Constanza Cilley, Directora de Investigación de la consultora, detalló a Infobrand hasta dónde se está llegando con esta tendencia.

La invitación hablaba de un seminario de “wellbeing”, o sea, de “estar bien” o de “bienestar”. Y el lugar elegido para la presentación de TNS Gallup no fue casual. La cita fue en Tea Connection, un bar ubicado en el cada vez más poblado Puerto Madero. Se presentan como “deli & tea house” y allí el té verde, el arroz yamaní y el veggie roll son tan populares como un “cortado”. Sus folletos de presentación son casi un “manifiesto” de pureza. Se declaran libres de Tacc, libres de conservantes y saborizantes y aún dicen “suspirar al abrir una lata de té”. Justamente, entre medio de los tés antioxidantes y los budines de banana con arándanos y degustando aguas saborizadas, Constanza Cilley, detalló de que se trata esta tendencia de pregonar “el bienestar”.

¿Moda, tendencia o necesidad? De esto habló Cilley, la analista de TNS Gallup que comandó la parte argentina de este estudio global encarado por la consultora. “El wellbeing es una tendencia muy abarcativa y fuerte que no reconoce fronteras, además hoy los gobiernos son concientes de que les conviene preocuparse por el bienestar porque así se reducen los gastos en salud y eso mejora las finanzas”.

Y eso desembarca con fuerza en el mundo de las marcas. Ni más ni menos que Coca Cola, la marca más emblemática del mundo, bautizó a su última campaña con el slogan del “bienestar emocional”. La gaseosa organizó un seminario y un taller para debatir esta problemática y etiquetó todos sus productos con la nueva prédica. Mc Donald´s, el clásico del fast food, hace rato se subió al ralentamiento. Ensaladitas, manzanas y pechugas crispy se codean con las antológicas “cajitas felices”. La marca Ser ya es un símbolo del “cuidado” y prácticamente abrió un nuevo imaginario en torno al consumo y la saludabilidad. Y así le siguen Activia, con su adiós al tránsito lento, y Actimel, que personifica la barrera contra todos los gérmenes. Desde otro rubro, Terma supo aggiornarse y dejó de ser una bebida para gente grande casi de tercera edad convirtiéndose en una opción totalmente enrolada en la nueva era de las hierbas saludables. Es dificil encontrar un discurso disonante, salvo el que pregona Burger King que últimamente anda ufanándose de su sandwich de cuatro hamburguesas apiladas con efecto “stacker”, como si celebraran estar libres para ocupar el territorio del cual otros huyen espantados.

Dame más

“Lo más saliente de esta etapa es que se desdibujan los límites entre las categorías, hoy hay que repensar la competencia ya que los lácteos pueden estar entrando en el mismo terreno que los laboratorios, tanto una aspirina como una leche fermentada ofrecen soluciones por igual” resaltó la analista de TNS Gallup. Y sí, la batalla contra las gérmenes hoy la encaran los antibióticos tanto como los limpiadores multiuso o las leches multifuncionales.

Los productos son funcionales a muchas cosas, ya no basta con que cumplan con lo básico, tienen que dar algo más y servir para el engranaje general del tan ansiado “sentirse bien”. Por eso se habla del plus, de todo aquello que ofrece por arriba de lo esperable. Aparecen protagonistas con espíritu de superhéroes como el Omega 3 o los lactobacilus. Pero así como hablamos de la era plus deberíamos decir que también es la era del “sin”. Todo lo que tienen los productos es tan importante como todo aquello que no contienen. Las grasas trans, el sodio o el azúcar son los invitados menos deseados en el nuevo banquete del consumidor.

Valorar, más allá del saber

Entretanto, las marcas siguen sumando comunicaciones y acciones encaminadas a estar al ritmo del bienestar. La prédica de Coca Cola, que históricamente habló de la felicidad, retoma el tema pero desde un punto de vista supuestamente más profundo. Ya no es solamente una sonrisa al pasar sino todo un cambio de actitud, por eso se embanderan con el “bienestar emocional”. Se pasa de la superficie a la indagación, a la profundización porque con lo que se ve no alcanza, hay que pispear más profundo, hay que saber que no basta con “calmar la sed o darse un gustito pasajero”. De pronto, las maratones se convirtieron en un paraíso para las marcas que quieren ligarse a los nuevos preceptos de la vida sana. No se pondera tanto al ganador sino que se festeja el solo hecho de participar. La asociación con la salud es un tema necesario e inevitable.

Pero la vida urbana y globalizada nos empuja hacia un ritmo “sin parar” y por eso hay que cuidarse a cada paso. Las golosinas son posibles compuestos de vitaminas que nos permitirán seguir adelante, las bebidas nos energizan para no cabezear (como lo pone en evidencia el último comercial de V, la marca de Danone) cuando nos sorprende la modorra y ya quedan pocas excusas para no “cuidarse”. Hasta en los kioscos se consiguen ensaladas y ya no es raro ver desde facturas hasta alfajores en versión light. El consumo “on the go”, ese que nos sirve de tentenpie al paso, también está atiborrado de opciones saludables. El punto es que todo eso vale y desde TNS Gallup vieron que hay oportunidades. “Dos de cada tres entrevistados admitieron que están de acuerdo en que lo funcional valga más y están dispuestos a pagar más por este tipo de productos” aclaró Cilley.
Pero no hay que confundirse, “la gente no sabe mucho sobre el tema, hay desconocimiento de los nutrientes o vitaminas, salvo para lo básico como el hierro, el calcio o la vitamina C, no se puede ir mucho más allá” puntualizó la analista.

Y esta búsqueda del bienestar al cual todos parecemos impelidos también genera cierto estado de angustia. “Hay como un mandato del bienestar que genera algo de preocupación para los que no se cuidan, pero es evidente que hay un corrimiento del consumo y la gente aplaude la llegada de las aguas saborizadas que les compiten a las gaseosas, o las propuestas de Ser o Levité y hasta la concepción de la campaña de Dove que habla de la mujer real”, resaltó la experta.

La conciencia está pero no siempre hay buena información. “Un 77% se informa de lo que debe consumir o de qué es lo que conviene a través de los medios masivos, también importa mucho el boca en boca” concluyó el estudio de TNS Gallup.

En marcha dispar

Pero no siempre hay un compromiso cierto con el cambio de conductas. “Cuatro de cada diez argentinos hacen actividad física pero más de la mitad de los sectores de clase media baja y baja no practican” puntualizaron. El estudio comparado indica que en los países nórdicos casi todos están comprometidos con algún tipo de actividad física y eso supone un buen eslabón para hacer funcionar la cadena del bienestar. La obesidad aparece y se presenta como la enfermedad más grave del momento de las no transmisibles y mucho tiene que ver el ritmo de vida y los consumos. La prédica va llegando y la van conociendo todos los sectores pero sin duda es un tema que tiene más posibilidades de combatirse en los sectores medios y altos y en los países más desarrollados. Ese plus, tiene un precio y no todos pueden pagarlo.

Pero la conciencia llegó para quedarse. Ya es un hábito adquirido y de manera transversal el tema de leer las etiquetas de los productos para conocer los ingredientes. “La comida tiene otro rol porque más allá de ser fuente de placer hoy hay más conciencia del comer como hecho de salud o terapéutico por eso no suena tan raro el discurso de algunos productos que parecen medicamentos” declaró la experta de TNS Gallup.

Del pago

Sin generar ruido, también surge el culto a lo autóctono. “La globalización y la percepción mundial de temor que surgió después de fenómenos como la caída de las Torres Gemelas supusieron una vuelta a las raíces, entremedio de la angustia y el miedo lo autóctono que nos contacta más con la tierra y los orígenes nos brinda mayor tranquilidad” aseveró Cilley. Esto mismo puede verse reflejado en nuestro entorno cercano cuando observamos la cantidad de restaurantes y lugares de veneración de todo aquello que huela a natural y original. Es un mundo donde todo coexiste generando tensiones. Por un lado, la campaña de Dove apuntando a la mujer común, y por el otro lado, la vidriera de las colas y las lolas siliconadas.

Es un momento donde se quiere y se venera todo al mismo tiempo. Se pondera la belleza real pero se rinde culto a los cuerpos esculpidos por el láser, se habla del slow food y se corre a deglutir un almuerzo, se combate al cigarrillo y se mira con simpatía el consumo de porros, se pregona el autocontrol en el consumo de alcohol al tiempo que se endiosan los varietales.

Claro, no es lo mismo. Las privaciones cotidianas de grasas y azúcares se barren de un plumazo si el envase permite intuir que se está frente a un consumo de excelencia. En lo masivo hay que cuidarse pero al mismo tiempo surgen cada vez más espacios para incurrir sin culpa en algunos placeres sofisticados. El buen vino de alta gama o el puro guardado en los mejores humidificadores de la ciudad, no están bajo la mira. Lo que está en la picota es el consumo vulgar de grasas, de azúcares o de los males del momento. Algunos igual ya están de vuelta y también saben encontrar el placer de comerse una rebosante pizza de muzzarella en Guerrín.

Lo cool y lo popular se encuentran en la vuelta de la esquina porque lo que siempre fue originalmente grasoso y sabroso hoy puede recuperarse por obra y gracia de la ponderación a lo autóctono.

El concepto de bienestar surgió en los cincuenta, cuando se habló de salud como un concepto que no solamente indicaba ausencia de enfermedad, pero cada vez es más inclusivo. Ya no es privativo de un sector sino que va ganando espacio entre aquellos que antes se mantenían al margen. “Antes los intelectuales casi no se preocupaban por el aspecto físico o el cuerpo pero hoy ya está instalado que uno no solo vale por las ideas sino también por el cuerpo y los hábitos que dicen bastante acerca de cómo es uno” concluyó Cilley mientras terminaba de degustar su agua energizante de mango, pomelo y guaraná.

Fuente: Alicia Vidal / Infobrand

Marca y Comparte