ANOREXIA ASOCIADA A FAMILIAS EDUCADAS

septiembre 27, 2009

Las niñas de familias educadas que sacan buenas notas en el colegio parecen correr más riesgo de desarrollar un trastorno alimentario, quizá porque sienten más presiones para triunfar, reveló un equipo de investigadores suecos.

El estudio siguió a más de 13.000 mujeres nacidas en Suecia entre 1952 y 1989 y descubrió que según aumentaba la educación de sus padres o sus abuelas, también lo hacía el riesgo de que las niñas fueran hospitalizadas por anorexia u otro desorden alimentario.

Las posibilidades de padecer estos problemas también crecían a la par de las notas de las niñas en la escuela superior, señalaron los investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo en American Journal of Epidemiology.

“Es posible que estas niñas sientan más presión de la familia para triunfar, lo que para algunas puede traducirse en una obsesión por controlar su alimentación y su peso corporal“, indicaron los expertos en un comunicado.

Las chicas con mejores resultados en el colegio también tienen más probabilidades de presentar ciertos rasgos de personalidad, como el perfeccionismo, que las hacen relativamente más vulnerables a los desórdenes alimentarios.

Es probable que estas demandas jueguen un “papel importante” en el desarrollo de estos desórdenes, explicó la investigadora Jennie Ahren-Moonga a Reuters Health.

“Esto es incluso más relevante cuando se combina con baja autoestima, ya que la sensación de no poder cumplir con las expectativas juega un papel crucial tanto en la anorexia nerviosa como en la bulimia nerviosa“, apuntó la experta.

La gran mayoría de las chicas estudiadas no recibieron nunca tratamiento por un desorden alimenticio, al margen de la educación de su familia y de sus notas, y sólo 55 de las 13.376 fueron hospitalizadas mientras duró el estudio.

Los investigadores creen que los hallazgos no prueban que una educación mejor y los logros escolares lleven a desórdenes alimenticios, pero sí sugieren que las chicas de familias de más éxito académico tenían un riesgo relativamente mayor de padecerlos, lo que podría ayudar a prevenir la aparición de estos problemas.

Así, las hijas de padres universitarios corrían alrededor del doble de riesgo de recibir tratamiento por un desorden alimenticio que las niñas de padres que sólo habían recibido una educación de nivel primario.

El riesgo era seis veces mayor entre las chicas cuyas abuelas maternas habían recibido educación universitaria, frente a las nietas de mujeres que sólo habían ido a la escuela primaria.

Y de forma similar, las niñas que tenían notas más altas a los 15 años corrían el doble de riesgo de hospitalización que las chicas con las calificaciones más bajas.

Ahren-Moonga dijo que los padres deberían ser conscientes de los signos potenciales de un desorden alimentario, como cuando un niño empieza a saltarse comidas, va habitualmente al baño después de comer o pierde peso sin un motivo claro.

Fuente: Reuters Health

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte

Anuncios

ALERGIAS DE PRIMAVERA!

septiembre 21, 2009

¿Quién no ha sufrido en algún momento de un ataque incontrolable de estornudos encadenados?

O en ocasiones ¿ha sentido el comienzo de un resfriado que no termina de materializarse por semanas, pero que fastidia con síntomas como ojos aguados, carraspera, tos y la inevitable nariz tapada?

¿Cuántas veces han padecido dolores de cabeza por razones que no logran descifrar ni los médicos, que no responden a los analgésicos comunes y van y vienen misteriosamente? ¿Y los niños a quienes nunca se les termina de curar la gripe y pasan de un resfriado a otro?

Y ¿cuántos de estos síntomas se han presentado al comienzo de la primavera? Entonces es muy probable que muchos de estos males sean el resultado de un cuadro típico de alergia causada principalmente por elementos ambientales de la estación.

Y es que, además del reverdecer de los campos y la aparición de las flores por doquier, para los casi 50 millones de personas alérgicas en Estados Unidos (*) la llegada de la primavera significa el comienzo de la temporada de estornudos, picazón, lagrimeos, congestión, tos, comezón, fatiga… por enumerar solo los síntomas más comunes de una reacción alérgica.

Pese a lo común de los síntomas – y tal vez por eso mismo – en muchos casos las alergias pasan inadvertidas y no son diagnosticadas como tal. Esta situación se presenta especialmente en niños y más aún cuanto más pequeños son, ante la frustración y preocupación de sus padres. Muchas veces los constantes lagrimeos, nariz mocosa y congestionada o tos se confunden con una cadena de interminables resfriados o gripes, que limitan al niño disfrutar de jugar, ir al colegio o simplemente desempeñarse con normalidad.

Es importante para los padres que observan la llegada de estas gripes encadenadas al comenzar la primavera, acudir por ayuda a un especialista para determinar si se trata de resfriados comunes o de la presencia de alergias puesto que hay una fuerte relación entre las personas con alergias estacionarias y el asma: Unos 10 millones de estadounidenses sufren de asma y más del 70% de las personas con asma también son alérgicas. Sólo en 2000 los casos de niños (menores de 18 años) con síntomas relacionados al asma produjeron 4,6 millones de consultas médicas en Estados Unidos. (**)

El problema es que los mayores causantes de las alergias son elementos comunes que (en otras personas serían inofensivos) en personas y niños sensibles causan alguno o todos los incómodos síntomas mencionados y los hacen vulnerables a dolencias y complicaciones adicionales como el asma. Siendo la situación peor porque además estos causantes, llamados alergenos, están presentes en todas partes, tanto dentro como fuera de la casa.

Entre los alergenos externos más comunes están el polen, las esporas y ciertos hongos, mientras que dentro de la casa (escuela u oficina) destacan el polvo y los ácaros del polvo (conocidos en inglés como dust mites), moho, restos epiteliales de animales y personas, restos de fibras y en especial desechos de insectos de ocurrencia común en la casa, específicamente los desechos de las detestables cucarachas.

Durante la primavera, al aumentar la producción de polen (del césped, árboles que florecen y plantas que se reproducen) éste se dispersa en el ambiente con la brisa, y la temporada de polinización se convierte en sinónimo de alergias con la aparición de casos agudos de la llamada fiebre del heno y un mayor número de ataques de asma.

Aunque para la mamá de un niño alérgico es de poco consuelo, es importante que sepan que es casi imposible encontrar un solo hábitat en la tierra en el que de algún modo no estén presentes el polen, esporas, mohos o polvo, así que la solución de “mudarse a otro lugar” no es una opción en el caso de las alergias.

Tampoco es práctica la idea de vivir aislado o encerrado en una casa hermética. Con el cambio de estación suele aumentar la presencia de plagas caseras, es decir, aumenta la población de cucarachas y pestes similares que proliferan aún más en climas calientes. Los padres, y en especial las mamás no deben sentirse culpables de la presencia de alergenos en una casa. No es la falta de limpieza que afecta a sus niños porque los alergenos están presentes en el interior de cualquier casa, por más limpia que esta esté. Es imposible eliminar al 100% la presencia de ácaros, o restos microscópicos de partículas de polvo y sus componentes. Una casa limpia ayuda, y es importante para los papás de niños alérgicos conocer y seguir una serie de recomendaciones comprobadas que funcionan para disminuir los alergenos y poder mitigar los efectos de las alergias en sus hijos.

Según la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma and Immunology – AAAAI) el hecho que a diario las alergias infantiles causen la inasistencia de sus padres al trabajo, de los chicos al colegio y los priven de participar en juegos y otras actividades de su edad, puede evitarse si se conoce cómo funcionan y que dispara las alergias.

“Las enfermedades alérgicas se pueden controlar, y sus síntomas se pueden prevenir o minimizar. Es imprescindible que aprendamos a conocer los desencadenantes de las alergias y entender cómo tratarlas, lo que puede marcar la diferencia entre una enfermedad debilitante crónica y un estilo de vida productivo y sano” explica la AAAAI.

Por tanto el objetivo primordial ante las alergias es encontrar la manera más eficaz de disminuir al mínimo los elementos que la causan y hacer que quienes las sufren se hagan menos susceptibles a ellos. Para ello los padres cuentan además con nuevos tratamientos que han asistido a millones de niños sensibles a disfrutar tranquilos de la llegada de la primavera.

Así que: Mamá ¡ármate contra las alergias de tus hijos con el poder del conocimiento! Aquí encontrarás información sobre…

(*) Según datos de National Institute of Allergy and Infectious Diseases – NIAID.

(**)Según datos de American Academy of Allergy, Asthma & Immunology – AAAAI

Alimentos para paliar las alergias de primavera

Desde hace unos años hay un incremento importante en el numero de personas que sufren alergias. Según datos recientes, hasta 20 por cien de los niños de los países occidentales padecen asma, entre 15 y 23 por ciento tienen alergia al pólen, polvo o pelo de animales, y entre 15 y 19 por ciento tienen excema. En términos globales, aproximadamente un 7 por ciento de la población mundial sufren de alergia estacional al polen o hierba. Este tipo de alergia produce picor en los ojos, estornudos y rinitis.

Según la profesora e investigadora de la Universidad de Reading, Ann Walker, las últimas investigaciones indican que una dieta rica en antioxidantes y omega-3 podría ayudar a paliar las síntomas de estas condiciones atópicas. La Doctora Walker cita tres estudios llevados a cabo en 2003 que apuntaban a la relación entre la alimentación y las alergias. El primero citado, de un equipo de investigadores italianos, analizaron las respuestas de padres de 4.104 niños de 6 a 7 años que sufrían asma y alergias. Según los resultados, una dieta rica en fruta (especialmente frutas cítricas) y verduras paliaban las dificultadades respiratorias, mientras que un alto consumo de margarina vegetal las agudizaban.

El segundo estudio realizado de científicos noruegos examinó el caso de 2.531 niños. Según los resultados de este estudio, niños que habían tomado pescado antes de cumplir un año sufrían menos alergias y asma que los niños que no lo habían tomado.

El tercer estudio se realizó en Alemania en un estudio comparativo entre 344 adultos que padecían alergias y otros adultos sanos. Según los resultados de este último estudio, el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 y vitamina C reducía el riesgo de sufrir alergia.

En este sentido, Ann Walker realiza los siguientes consejos a las personas que sufren alergias, asma o excema:

-Comer 5 raciones o más de fruta y verdura al día para mantener un buen nivel de antioxidantes (el té verde también es un excelente antioxidante).

-Lograr un consumo equilibrado de grasas ácidas, reduciendo el consumo de aceite de girasol y otras semillas en favor de aceite de oliva.

-Aumentar el consumo de ácidos grasos omega 3.

-Tomar alimentos probióticos (como el yogur).

En algunos casos, la vitamina C produce una mejora en las síntomas de personas que sufren alergias al polen, mientras que la vitamina E puede ayudar a personas que padecen excema.

Fuente: Managing Allergies

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte


SECRETOS PARA UN ABDOMEN PLANO!

septiembre 14, 2009

Existen muchos mitos acerca de este tema. Debate, imagen, estética y salud están incluidos. En cuanto a específicamente como disminuir la grasa abdominal, como primera medida debemos cambiar ciertos hábitos, ya que para lograr este cometido no existe magia alguna, sino una serie de recomendaciones y cambios en la rutina diaria que deben llevarse adelante para tener éxito. Sumale a ello algúnos secretos de importancia que desarrollaremos a continuación.

Está comprobado que la grasa que se aloja en la zona del abdomen es la más dañina para el metabolismo y la salud. Los lípidos localizados en esta zona suelen tener estrecha relación con la hiperlipidemia (colesterol alto). Una subida constante y mantenida de triglicéridos y colesterol desencadena el alojamiento de grasa en las arterias la cual va obstruyéndolas.

Secretos para eliminar grasa del abdomenDieta para eliminar la grasa del abdomen

Siempre y en todos los casos la dieta debe ser muy limitada en alimentos con alto contenido de lípidos como: manteca, carnes con alto contenido de grasa, mayonesa, quesos duros o con alto contenido de lípidos, alimentos fritos o con elevado contenido de lipídico. Se recomienda disminuir el consumo de hidratos de carbono simples como el azúcar como así también aquellos alimentos elaborados como dulces, postres y chocolates, los cuales combinan grasas y azúcar.

Al disminuir estos alimentos lo compensamos comiendo alimentos más sanos, nutritivos y productivos que aportan menor valor calórico y a la vez más nutrientes y vitaminas como: verduras, frutas, carnes magras (carne sin grasa, pollo sin piel, en ambos casos limpiar antes de cocinar).

Otro de los trucos es comer entre 5 y 6 veces al día. En pequeñas porciones y no dejando pasar más de 3 horas entre ingesta e ingesta. Con este tip haces que tu metabolismo aumente ya que al alimentarte seguido el cuerpo no necesita guardar reservas en forma de grasa porque casi siempre tiene glucosa a disposición. Además el proceso de digestión por si mismo implica un gasto calórico para poder llevarse a cabo.

Procura siempre combinar proteínas (carnes) con vegetales, excepto aquellos que contienen alto valor de hidratos de carbono simples como papas y batata (camote). Cuando comas hidratos de carbono (pastas, arroz o legumbres) acompañalas con verduras restringiendo al máximo las grasas en este caso, ya que tu cuerpo utiliza en primera instancia los hidratos y luego las grasas para sintetizar glucosa, de ser en forma opuesta estas grasas que acompañan a los hidratos irán directamente al tejido graso acumulándose como reserva energética.

Mantente hidratado, como mínimo es necesario consumir dos litros de agua por día.

Recuerda que el asesoramiento de un profesional, un nutricionista puede ser de mucha ayuda a la hora de optimizar tu alimentación.

Ejercicios físicos para disminuir la grasa del abdomen

El ejercicio aeróbico es la forma más eficaz para disminuir la grasa corporal. Debes tener paciencia y realizarlo con continuidad ya que este es uno de los secretos infalibles. 5 veces a la semana como objetivo. Obviamente si venimos de hábitos sedentarios podemos, el primer mes hacerlo 3 veces por semana para preparar el cuerpo y no agotarlo llenándolo de acido láctico y dolores musculares.

Los mejores ejercicios son los aeróbicos ya que aumentan el metabolismo y haces que nuestro cuerpo demande energía (glucosa) en forma constante. Es recomendable sobrepasar la media hora de aeróbicos ya que a partir de este momento es cuando el cuerpo comienza a utilizar las reservas, o sea las grasas para sintetizar glucosa. Aeróbicos recomendados: caminatas, trote, gimnasia aeróbica, step.

Una vez que contemos con algo de preparación física y resistencia podemos aplicar otro de los secretos para eliminar la grasa del abdomen: si es que sales a trotar o haces cinta realizar de 3 a 6 piques (correr a máxima velocidad) divididos a lo largo del tiempo que corres. Ejemplo: si corres 40 minutos haces 4 piques durante un minuto: a los 10 minutos de trote, a los 20, a los 30 y por último a los cuarenta minutos y terminas. La razón de este secreto es que en estos piques tu cuerpo necesita altas cantidades de energía, por lo tanto está obligado a tomarla de la grasa de reserva.

Por último realiza abdominales cuatro días a la semana para que tu vientre se vaya aplanando, pero eso sí, recuerda que este ejercicio no elimina las grasas, solo ayuda a que los músculos de tu abdomen estén más tonificados y firmes.

Recuerda que los resultados se irán viendo de a poco en principio, recién a los 8 semanas de dieta y entrenamiento verás cambios. Mantenlo en el tiempo y verás que al pasar los meses tu cuerpo va a cambiar grasa por musculo de una manera muy visible.

Fuente: fitnessmind.com

Marca y Comparte


COMEMOS CARNE EN EXCESO Y POCAS VERDURAS

septiembre 8, 2009

ESTUDIO DE ESPECIALISTAS EN NUTRICION

Los argentinos comen muy mal: exceso de carne y poca verdura
Según la FAO y la UBA, se come un 75% más de carnes rojas de lo recomendado y un 46% menos de verduras.

La mala alimentación tiene como consecuencia directa los problemas cardiovasculares, principal causa de muerte en el país.

Hay que cambiar la mesa de los argentinos”, piden los expertos. Se refieren a una dieta en crisis, en la que abundan la carne vacuna, los fideos, el pan y el aceite de girasol. Y a la que le faltan verduras, frutas y lácteos. Lo dicen porque los argentinos comen 75% más de carne vacuna de lo que deberían; 66% más de aceite de girasol y 59% más de harinas, pan y cereales de lo que indica una dieta saludable. En cambio, consumen 50% menos de frutas, 46% menos de verduras y 25% menos de leche.

Las cifras surgen de un informe elaborado por los nutricionistas Sergio Britos y Agustina Saraví, en el marco del Programa de Agronegocios y Alimentos de la Facultad de Agronomía de la UBA. Se basan en estadísticas para la Argentina de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y en estimaciones del Programa de la UBA.

Argentina es el país del mundo donde se come más carne vacuna y su consumo sigue subiendo. Hoy se demanda más carne que en los años 90. “En esa década el consumo era de unos 50 kilos por persona por año y hoy estamos en 70 kilos: un 40% más“, informa Britos.

“En tanto -apunta el especialista- el consumo de frutas y hortalizas viene bajando lenta pero sostenidamente en los últimos 30 años”.

Cómo se compone la dieta de los argentinos no es un tema menor. Sucede que una inadecuada alimentación no sólo conduce a la obesidad, al aumento del colesterol y de la diabetes, sino que incrementa notablemente las enfermedades cardiovasculares. “Esta es la principal causa de muerte y de discapacidad en el país“, advierte la cardióloga Liliana Grinfeld, presidenta de la Fundación Cardiológica Argentina.

El desequilibrio de los platos no es sólo una cuestión de los adultos. El mismo desbalance se observa en la dieta infantil: mucha carne, fundamentalmente vacuna, alimentos de alta concentración de grasas y azúcares; pocas verduras, frutas, granos, legumbres y leche.

Se come mucho de lo que hace mal y poco de lo que hace bien ¿Por qué? “No es sólo una cuestión de cómo está compuesta la dieta: se trata de hábitos y conductas que sólo podrán cambiarse con políticas públicas efectivas”, asegura Grinfeld.

Britos y Saraví reclaman la implementación de “buenas prácticas nutricionales“, por parte de las empresas y del Estado, para mejorar la producción de los alimentos y también la comunicación a los consumidores. El informe -presentado recientemente en el II Simposio de Agronegocios y Salud en la Bolsa de Cereales- destaca, sin embargo, que algunas empresas líderes han adoptado o están en camino a disminuir las grasas trans (están en productos que contienen aceites hidrogenados), el contenido de sodio y a fortificar los alimentos con distintos nutrientes. Y que desde el Estado se trabaja en el mejoramiento de la oferta de los comedores y kioscos escolares y en la claridad de la información nutricional de las etiquetas de los alimentos.

“Pero al analizar las políticas públicas en Argentina se observa que aún no se ha abordado integralmente la cuestión de la alimentación saludable. Poco o casi nada se ha avanzado desde el anuncio del plan del Ministerio de Salud que contempla la promoción de la educación alimentaria”, asegura Britos, quien además es director asociado del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI).

Y brinda un ejemplo: “Las acciones de la industria (disminución de grasas trans, agregado de fibras, etc.) surgen de su propia iniciativa más que como resultado de una política pública definida”.

En el Ministerio de Salud explican que el Plan Nacional Argentina Saludable -así se llama- fue presentado en octubre y abarca distintas acciones de promoción de una vida sana que, según explican, antes (en la gestión anterior) iban por caminos separados. Son tres pilares: practicar actividad física para combatir el sedentarismo, comer saludablemente para no enfermarse, y no fumar y evitar el humo del tabaco en el hogar, el trabajo y otros ambientes.

“En estos temas todo lo que se hace parece poco. Sucede que son resultados a largo plazo”, aclara Sebastián Laspiur, coordinador del Plan. “Buscamos que la gente camine, ande en bicicleta, baile, se mueva; que baje el consumo de sal y grasas, que coma más verduras y frutas; y que no fume ni deje fumar en su casa o en su trabajo”.

Por: Graciela Gioberchio
Fuente: Diario Clarín

Marca y Comparte


MITOS SOBRE EL METABOLISMO

septiembre 2, 2009

A menudo culpamos al ”metabolismo lento” de nuestra incapacidad para controlar el peso. ¿Pero qué es exactamente el metabolismo? ¿Y hay algo que podamos hacer para cambiar nuestro ritmo metabólico?

“El metabolismo tiene que ver con todos los procesos químicos que tienen lugar en el cuerpo con el fin de sostener la vida — procesos que nos permiten respirar, bombear la sangre, mantener el cerebro funcionando y extraer energía de los alimentos,” dice Susan Bowerman, M.S., R.D., C.S.S.D. y consultora de Herbalife. “Su ritmo metabólico basal se refiere a la cantidad de calorías que el cuerpo usa cada día, al descansar, sólo para mantener funcionando los órganos vitales.”

El ritmo metabólico está relacionado directamente con la composición del cuerpo. Cada libra de grasa corporal que uno tiene sólo quema unas 2 calorías al día. Pero el resto de uno — la masa corporal magraquema unas 14 calorías por libra cada día. Una gran parte de la masa corporal magra está formada por músculo, así que una de las mejores cosas que se pueden hacer para acelerar el ritmo de su metabolismo es aumentar y fortalecer los músculos mediante el ejercicio. Y asegúrese de tomar proteínas adecuadas en su dieta, las cuales también ayudan a hacer crecer y mantener los músculos.

Estos son los hechos en torno a cinco mitos sobre el metabolismo:

Mito: El metabolismo se hace más lento con la edad.

Verdad: La gente suele aumentar de peso con la edad, pero en general se debe a que suelen hacer menos ejercicio, o con menos vigor, que antes — y eso significa que queman menos calorías al día. En consecuencia, puede ocurrir pérdida de masa muscular, lo cual reduce la masa corporal magra y a su vez hace más lento el ritmo metabólico. El ejercicio cardiovascular para quemar calorías y el entrenamiento con pesas para aumentar o mantener la musculatura son grandes defensas contra el aumento de peso con la edad.

Mito: Usted no puede cambiar el metabolismo que ya tiene.

Verdad: Aunque puede parecer que hay personas que comen a toda hora y nunca parecen aumentar de peso, lo más probable es que hacen naturalmente selecciones más saludables y relativamente de bajas calorías. Muchos de estos “afortunados” también queman más calorías sencillamente porque se mueven más: se desplazan más, o se levantan de sus escritorios con frecuencia durante el día para estirarse, o cruzan el pasillo para hablar con un colega en vez de enviarle un mensaje electrónico. Así que si ha tomado la resolución de acelerar su metabolismo aumentando su musculatura, use más esos músculos moviéndose frecuentemente durante todo el día.

Mito: Uno quema más calorías al digerir comidas y bebidas heladas que las que están a temperatura ambiental o calientes.

Verdad: En un laboratorio, se han medido incrementos muy ligeros en la combustión de calorías en personas que toman bebidas muy frías. Pero el cambio es demasiado pequeño (unas 10 calorías quemadas más al día) para tener un efecto significativo en la pérdida de peso.

Mito: Si uno reduce las calorías, el ritmo metabólico se hace lento, por lo tanto, ¿qué sentido tiene?

Verdad: Es cierto que el ritmo metabólico puede hacerse un poco más lento cuando se reducen las calorías: la tendencia natural del organismo es tratar de conservar las calorías lo mejor que puede. Pero esas disminuciones son relativamente pequeñas, y si uno está más activo al perder peso, puede compensar esos pequeños cambios. Con una combinación de dieta y ejercicio, se puede preservar la velocidad a que el cuerpo quema calorías.

Mito: Si uno deja de comer por la noche, cuando el metabolismo es más lento, perderá más peso.

Verdad: Cuando las personas pierden peso porque dejan de comer después de cierta hora, es solamente porque han reducido su consumo general de calorías, no porque estén ingiriendo sus calorías a una hora más temprana. Consumir todas sus calorías antes de que el sol se ponga no acelerará la pérdida de peso a menos que uno también ingiera menos calorías de las que necesita.

Fuente: PRNewswire

……………………………………………………………………………

¿Te gustaría saber qué tan sana es tu alimentación?

Realiza nuestra Evaluación Nutricional Gratuita, y recibirás un reporte imprimible con sugerencias sobre qué hábitos debes modificar de tu dieta, ejercicio y conducta para seguir un estilo de vida saludable y activo.

¡Anímate!, sólo haz clic aquí.

Marca y Comparte