ADOLESCENTES SALUDABLES

mayo 13, 2006

Un nuevo proyecto pone a los adolescentes europeos en el punto de mira

La clave para promover la salud y prevenir la enfermedad en el siglo XXI consiste en establecer un entorno que permita un comportamiento y un estilo de vida saludables.

HELENA (Healthy Lifestyles in Europe by Nutrition in Adolescence, Estilos de vida saludables en Europa a través de la nutrición en la adolescencia) es un proyecto de gran alcance diseñado para comprender y mejorar de forma eficaz los hábitos nutricionales y el estilo de vida de los adolescentes en Europa. Financiado por la Comisión Europea, este proyecto estudiará a sujetos de 13 a 16 años empleando la misma metodología en diez países diferentes, lo que desembocará en el desarrollo de un programa educativo sobre el estilo de vida.

Motivación del proyecto

Se cree que muchas enfermedades no transmisibles tienen su origen en la infancia o adolescencia. Sin embargo, la relación entre estas enfermedades y el estilo de vida y comportamiento de los adolescentes, la fisiología, la genética y los factores medioambientales es compleja y no se conoce bien.La adolescencia es un período crucial de la vida, que implica cambios que tienen repercusión en las necesidades nutricionales y los hábitos. Muchos hábitos duraderos saludables (o poco saludables) se establecen en esta época. El crecimiento y los cambios de la composición corporal son rápidos y se produce un aumento de las presiones sociales y psicológicas; por otra parte los mensajes relacionados con la salud parecen carecer de eficacia.

Objetivos generales de HELENA

Armonizar los métodos de evaluación de la salud de los adolescentes
El proyecto HELENA propone un enfoque integrado del problema mencionado anteriormente, según el cual una serie de estudios multicéntricos estudiarán la amplia gama de factores interrelacionados: consumo alimentario, conocimientos sobre la nutrición, actitudes frente a la alimentación, elección y preferencias de alimentos, composición corporal, nivel de lípidos en el plasma y perfil metabólico, estado vitamínico, función inmunitaria relacionada con el estado nutricional, actividad y forma física, y genotipo. El último punto permitirá a los investigadores examinar las relaciones entre la predisposición genética de un individuo y el medio ambiente, por ejemplo, investigando la propensión de las personas obesas a desarrollar otras enfermedades asociadas con la obesidad, como la diabetes o la enfermedad cardiaca coronaria.

Los socios participantes en el proyecto tienen por objeto desarrollar y armonizar los métodos usados en todos los centros seleccionados para evaluar los hábitos y el estilo de vida, de forma que los parámetros sobre el estado nutricional, la calidad de la alimentación y la forma física de los adolescentes sean comunes a todos. De este modo, se podrá comparar fácilmente la salud de los adolescentes en los distintos países europeos.

Mejorar los programas educativos sobre el estilo de vida
Gracias a la recopilación de datos sobre patrones de consumo y de actividad física, estado nutricional e información sobre conocimientos, actitudes, elección y preferencias de alimentos se obtendrá una imagen de la salud de los adolescentes europeos. Estos elementos se completarán con datos adicionales sobre similitudes y diferencias regionales, culturales, sociales, genéticas y de género para facilitar la elaboración de un programa educativo sobre el estilo de vida.

Un aspecto novedoso de HELENA es el uso del enfoque de la “lógica difusa” (fuzzy logic) en una intervención personalizada por ordenador con el fin de prestar asesoramiento individualizado para optimizar los hábitos alimentarios de los adolescentes. El método de evaluación de la dieta necesario para desarrollar esta herramienta se validará empleando los datos transversales sobre consumo alimentario. De este modo, se evaluará por primera vez su eficacia para la diversidad de población Europea.

Mejorar la identificación de los adolescentes en situación de riesgo
Una parte adicional del proyecto consiste en determinar qué individuos corren el riesgo de padecer trastornos alimentarios, perfiles anormales de lípidos en la sangre, obesidad, diabetes tipo 2 o carencia de algunas vitaminas y minerales, como anemia por falta de hierro, ya que su identificación temprana contribuirá a reducir las manifestaciones clínicas en etapas posteriores. Este proceso comprende la búsqueda de vínculos genéticos.

Alimentos que promueven la salud
Los socios industriales podrán desarrollar productos alimenticios con propiedades saludables destinados a los adolescentes, que además resulten atractivos por sus características organolépticas y su presentación. Uno de los objetivos es establecer o entender lo que los adolescentes consideran alimentos “tradicionales”, para después ver si éstos podrían ser reincorporados a la dieta de los adolescentes europeos.

Nivel máximo de conocimientos técnicos
El coordinador del proyecto, el profesor Luis Moreno de la Universidad de Zaragoza (España), que ha reunido a un total de 25 grupos colaboradores, considera que la base del proyecto reside en la experiencia previa de todos los grupos: “Los participantes en el proyecto HELENA proceden de sectores académicos e industriales. Se trata de un grupo multidisciplinario y cada uno de sus miembros trabaja ya al nivel más elevado dentro de su esfera de conocimientos particular”.

Referencias

Para más información sobre el projecto HELENA, por favor consulte: http://www.helenastudy.com/

El estudio HELENA ha recibido fondos del programa de la Comunidad Europea Sixth RTD Framework Programme.

Fuente: Food Today http://www.eufic.org/sp/food/pag/food49/food493.htm

Anuncios