MANTENER EL PESO IDEAL


• Para todo el mundo, mantener un peso ideal es dificultoso
• Es importante saber cual es el peso ideal para cada uno
• Consejos para ayudar a mantenerlo
• Conducta alimentaria y peso ideal
• Perspectivas de nuevos tratamientos para este tema.

Conozca nuestros Programas -aquí-

………………………………………………………………………………………………………………..

El ideal de belleza ha existido en todos los tiempos, aunque ha ido variando con el pasar de los años. Es importante recalcar que en la sociedad moderna este ideal tiende hacia la delgadez y los rasgos afinados. Por esta razón es que existe mucho prejuicio con las personas que se alejan de este “ideal”, y esto lleva a darle una importancia tan grande al tema de las dietas.

Es realmente dificultoso para cualquier persona lograr completar una dieta rigurosa, tanto esta sea controlada por un nutricionista o una dieta “mágica” (ver “Mitos y Verdades acerca de las Dietas”), pero tan importante y difícil es mantener el peso al que se ha descendido. Generalmente se puede notar que una vez alcanzado cierto peso en un plan nutricional, si es que no se hace una manuntención de una correcta alimentación dada par la educación que proporciona un buen nutricionista, el peso no se mantiene, y tiende a aumentar. Este es un problema que nos saca el sueño, y que luego del penoso esfuerzo, los kilos perdidos se vuelven a ganar. Hace ya unos años se viene estudiando el problema y nuevas estrategias más o menos efectivas se han desarrollado. Una de las principales es la educación. Un profesional idóneo tiende a concientizar al paciente del hecho de que se deben respetar las cuatro comidas y las dos colaciones, con una ingesta calórica adecuada al peso, la altura y la edad.

Sin embargo, como ocurre muchas veces, la industria farmacéutica se ha metido en el tema, por un interés netamente comercial, y ha buscado los mecanismos fisiológicos y patológicos por los cuales se regula la cantidad de grasa (lípidos) en el organismo. Esto ha redundado en los últimos años en una serie de conocimientos muy acertados que permitieron descubrir una hormona, la leptina, que se encuentra íntimamente implicada en la señalización o transmisión de información al cerebro sobre la cantidad de grasa que tenemos y en consecuencia la implementación de mecanismos tendientes a disminuir o aumentar la misma en el cuerpo. Este artículo tratará de mostrar los tratamientos actuales para mantener el peso corporal dentro de parámetros normales y las perspectivas cercanas que se abarajan respecto de la leptina como hormona en el tratamiento de la obesidad y la manuntención del peso ideal.

EL PESO IDEAL

Muchas personas se involucran en dietas para descender de peso por un razón estética, sin embargo la razón par la cual tantas veces retornan a un peso casi fijo (si la nutrición es adecuada) es que el cuerpo posee un peso ideal, marcado por cuestiones genéticas que determinan secreciones hormonales, masa muscular, talla, y cantidad de grasa (además de otro tanto de parámetros). Este peso ideal es al que se retorna luego de mantener una dieta. Los nutricionistas tratan de llegar al mismo, guiados por tablas basadas en la talla, la superficie corporal y el peso, que da un índice bastante fidedigno denominado índice de masa corporal (IMC). Se obtiene dividiendo el peso por nuestra talla en metros al cuadrado. Los valores según la tabla de IMC son:

IMC= peso actual / (altura2)

La obesidad se considera una enfermedad ya que está asociada a la generación de factores de riesgo que van desde la hiperlipidemia (que lleva a la formación de placas de colesterol), a la resistencia a la insulina (que lleva a la diabetes), al desgaste prematuro de las superficies articulares y otras más. Según la clasificación del índice de masa corporal, se llama obesidad cuando este supera los 30 Kg/m2. No hay que confundir obesidad con un mero sobrepeso o con un peso ideal que no corresponde con la idea de belleza que llevamos dentro. El último punto lleva muchas veces a enfermedades muy graves tales como la bulimia y la anorexia.

LA NUTRICIÓN ADECUADA Y LA CONDUCTA ALIMENTARIA
Características debe poseer una dieta

Una dieta no necesariamente implica pasar hambre. Si se encuentra bien diseñada, esto no ocurre, se logra bajar de peso, y mantener un equilibrio de nutrientes y oligoelementos. También una dieta debe estar amoldada a la capacidad psíquica de una persona para que la misma no implique sufrimiento ni recaídas. Es importante tomar en cuenta el tipo de vida que lleva adelante la persona, si esta es sedentaria o si en cambio esta plagada de ejercicio físico, o si en el caso de una mujer está embarazada, o si el destinatario es un niño o una adolescente en crecimiento. Los gustos por los alimentos deben ser considerados.

Conducta alimentaria

Es muy importante aprender a comer y tener hábitos alimentarios adecuados. A esto se llama el respetar las cuatro comidas y las dos colaciones cada día, con un valor calórico total amoldado a cada persona. Toda conducta que se sostiene en el tiempo se transforma en un hábito, y esta es la manera de llagar a un peso equilibrado.

La pirámide alimentaria nos acerca el concepto de que es más importante la calidad sobre la cantidad de los alimentos. Se debe respetar los porcentajes de hidratos de carbono, proteínas y grasas en cada comida, y la sumatoria de la cantidad ingerida por día nos dará la cantidad de calorías totales, y en base a esto se planeará una dieta.

Un hábito a tomar en cuenta es el consumo de agua para favorecer la función renal. Para saber si se está ingiriendo una correcta cantidad de la misma es importante el color de la orina (que implica si está concentrada o no). Los colores claros significan buena ingesta de agua y los oscuros ingesta inadecuada.

La sal es un condimento que debe ser disminuido en una dieta equilibrada. Los alimentos en general aportan una cantidad de la misma adecuada, y muchas veces no es necesario agregarle más. Aprender a comer con poco sodio es crucial, y en muchos casos ayuda a controlar la presión arterial.

Ejercicio

El realizar deportes aeróbicos nos permite equilibrar el gasto calórico y también ejercitar y fortalecer los músculos y tendones, logrando elasticidad. Los deportes más recomendados son el nadar, caminar, o andar en bicicleta.

LEPTINA: UN TRATAMIENTO NO TAN LEJANO

Se ha descubierto ya hace unos pocos años una nueva hormona que secreta el tejido adiposo (células que almacenan la grasa corporal) y que se ocupa de informar al cerebro de la cantidad de grasa corporal y de esa manera actuar en consecuencia. Esta hormona es el blanco de la industria farmacéutica mundial para buscar una cura a la obesidad y tratar los problemas de sobrepeso. Es importante resaltar que un producto derivado de estas investigaciones no es producto de la ciencia ficción, ya que ensayos en humanos publicados en Julio de este año señalan que sería un buen agente para evitar la ganancia de peso luego de una dieta.
Cuando se libera mucha leptina se le está indicando al cerebro que los depósitos de grasa se encuentran colmados, y por ende se deberían tomar mediadas coma para bajarlos, tales como disminuir el apetito, aumentar el gasto calórico, liberar más hormona tiroidea, y varios mecanismos más. Lo que pasa es que en ciertas personas con obesidad alguno de los mecanismos falla, o incluso la señal hormonal no se puede transmitir. Esto puede llevar a la obesidad. En el obeso se encontró que existe un defecto en el receptor de la leptina en el cerebro y por ese motivo los transportadores de leptina se saturan y no pueden llevar la leptina al cerebro mandando una señal a nuestro cuerpo de exceso de leptina circulante y eso favorece aun más la obesidad. Se le ha llamado el síndrome de resistencia a la leptina.

Autor: Dr. Santiago Cortesi, médico
Fecha: 16/12/2005
Contacto: scortesi@gmail.com

Fuente: http://www.buenafuente.com/salud/lenota.asp?idnota=7745

……………………………………………………………………………………………………………….

Conozca nuestros Programas -aquí-

IMPRIMIR

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: